Publicado el 9 nov, 2013


El Muro

Muro de Berlín

Tal d√≠a como hoy, hace 24 a√Īos, las ametralladoras de la polic√≠a fronteriza de la Rep√ļblica Democr√°tica Alemana dejaron de disparar a quienes intentaban cruzar hacia Berl√≠n Occidental (que, en contra de la asumida creencia, nunca form√≥ parte de la Rep√ļblica Federal Alemana). Una simple ‘relajaci√≥n’ de la pol√≠tica fronteriza de la RDA que tuvo el mismo efecto que intentar descorchar ‘gradualmente’ una botella agitada de champ√°n. Decenas, cientos, miles y al final todo Berl√≠n sali√≥ a la calle para cruzar el muro ante la pasividad de los guardias y, de paso, darse el gustazo de reventarlo a martillazo limpio.

Tras Berl√≠n, las fichas del domin√≥ siguieron cayendo hasta el d√≠a de Navidad de 1991, fecha en la que la Uni√≥n Sovi√©tica decidi√≥ disolverse y con ella el √ļltimo gobierno comunista de Europa. El final de medio siglo de plomo en el que los hombres y mujeres de media Europa fueron privados de expresarse, moverse o ganarse la vida como les saliese de la polla las narices. Y la tapia berlinesa a la vanguardia, llena de hombres armados dispuestos a matar a quien osara escapar de semejante para√≠so.

Confieso que hay por ah√≠ un par de fotos m√≠as (a√Īejas) con camisetas del Che Guevara o la Uni√≥n Sovi√©tica. Con el bagaje intelectual que pueda tener un mico de 15 a√Īos, es f√°cil simpatizar con cosas como el comunismo o las Spice Girls. El objetivo de ‘emancipar al oprimido’ tiene gancho. Recuerdo el primer libro que me hizo cuestionar tan atractiva ideolog√≠a. Algo ligerito sobre una familia survietnamita que comete el horrible crimen contra el pueblo de poseer una peque√Īa tienda y decide lanzarse al oc√©ano en una precaria balsa ante la perspectiva de ser ‘reeducada’ por los militares norvietnamitas (el √©xodo de los ‘vietnamitas de las barcas‘ es, por cierto, uno de esos episodios injustamente ignorados de la Historia).

Y este es precisamente el leitmotiv en todos los reg√≠menes comunistas: la gente tiene unas ganas tan terribles de escapar de ellos que los estados tienen que recurrir a la fuerza para detenerlos. Porque ese bien supremo que es la felicidad del ‘pueblo’ s√≥lo puede conseguirse suprimiendo las libertades de todos y cada uno de los individuos que lo componen. Y como el ‘pueblo’ est√° por encima de los individuos, no hay empacho en masacrar a millones de personas al m√°s puro estilo nazi. Como fue el caso del que probablemente sea el segundo genocidio m√°s brutal de la historia tras la Shoah: el de millones de ucranianos a manos de Stalin. El Holodomor. La ‘muerte por hambre’.

El triunfo del ‘pueblo’ requiere, entre otras cosas, suprimir a todos los individuos con criterio (la ‘intelligentsia’) capaces de influir a esa masa borreguil que es capaz de vender sus derechos individuales a cambio de un plato de lentejas. As√≠ pas√≥ en media Europa tras la II Guerra Mundial. A pesar de tener el terreno abonado (las democracias liberales hicieron un miserable rid√≠culo a la hora de defender a Checoslovaquia y Polonia ante Hitler) los sovi√©ticos tuvieron que masacrar a la flor y nata de la sociedad civil polaca en Katyn para imponer su distopia comunista, e hicieron lo propio en cada uno de los pa√≠ses ocupados – o directamente anexionados – por el Ej√©rcito Rojo. Fue el caso, por ejemplo, de las tres oleadas de deportaciones sufridas por los estonios. Bien parados si se tiene en cuenta la exterminaci√≥n sufrida por los cosacos, los chechenos o los t√°rtaros de Crimea.

Se dice a menudo que el estalinismo no debe ser confundido con el comunismo. Es cierto que la mayor√≠a de reg√≠menes comunistas jam√°s alcanzaron el escalofriante nivel genocida de la picadora de carne manejada por Lavrenti Beria y su camarilla de psic√≥patas. Flaco consuelo para los millones de personas (¬°millones!) que murieron masacrados por los jemeres rojos de Camboya. O los que hoy en d√≠a mueren en los siniestros campos de concentraci√≥n de Corea del Norte. Y no nos olvidemos de los berlineses que murieron con un tiro en la nuca por querer escapar del para√≠so: el Muro no fue un invento de Stalin. Fue levantado en 1961, con el Padrecito bien enterrado y en pleno ‘deshielo de Jruschov‘.

Hoy en plena crisis est√° volviendo a Europa un fantasma que cre√≠amos enterrado desde los a√Īos 40: el del fascismo que campa a sus anchas por Grecia y Hungr√≠a y comienza a amenazar otros pa√≠ses del continente. Por la memoria de nuestros vecinos rusos, alemanes, estonios, letones, lituanos, polacos, bielorrusos, checos, eslovacos, ucranianos, h√ļngaros, rumanos, b√ļlgaros, moldavos o albaneses, no dejemos que vuelva ese otro fantasma que ti√Ī√≥ Europa de sangre: el del comunismo.

Este texto está dedicado a mis amigos (en plural) cuyos padres o abuelos estuvieron en Siberia contra su voluntad por obra y gracia de la Unión Soviética.


Publicado el 1 jun, 2013


On riots and youth

(una peque√Īa reflexi√≥n en ingl√©s, sin que sirva de precedente)

Riots in Turkey, as we have seen in Greece, Sweden, France, the UK, Spain… are the ascertainment of a very disturbing reality: we the young are just too few in terms of numbers to claim power democratically as our parents’ generation did. We are ruled by the >45 in a system that is designed by them and for them. Unemployment for the youth is higher than for any other age range. We suffer massive cuts in education, research… in our future, in short. Uninterested in politics? no wonder. The demographic reality is like this: we will never win a “democratic” battle. It’s just pure math. And that scares the shit out of me, I must say.


El chollo de la inmigración

Inmigrantes

A pesar de los discursos populistas de siempre, son numerosas las estad√≠sticas que demuestran que, en general, los inmigrantes (ab)usan menos los servicios p√ļblicos que los nacionales. Tambi√©n existe evidencia emp√≠rica de la positiva contribuci√≥n de la inmigraci√≥n a la sostenibilidad del estado de bienestar. Y no est√° de m√°s recordar que el estado m√°s rico y poderoso del mundo es un pa√≠s construido por inmigrantes donde antes apenas hab√≠a nada.

Realmente no me hace falta ir lejos para buscar evidencias emp√≠ricas. Yo mismo soy un inmigrante en Holanda y la mayor parte de mi c√≠rculo social tiene mi mismo perfil: extranjero, joven, relativamente cualificado, sin hijos, con fuertes v√≠nculos con su pa√≠s de origen, viviendo de alquiler y con un salario en torno o moderadamente por encima del promedio (unos 40.000 ‚ā¨ brutos al a√Īo, en Holanda).

Un individuo t√≠pico de este perfil paga el 42% (o incluso 52%, no es tan dif√≠cil llegar) de impuesto sobre la renta, que aplica al tramo m√°s alto de las 12 pagas ‘est√°ndar’ y al importe √≠ntegro de todas las pagas extra y bonuses. En mi caso, haciendo c√°lculos r√°pidos, el estado holand√©s se lleva un tercio de mi salario. Sin tener hijos, ni deducci√≥n por hipoteca (en Holanda sigue existiendo) ni ning√ļn otro tipo de beneficios sociales, el negocio para el estado holand√©s es redondo.

Se trata tambi√©n de un salario lo suficientemente alto como para no recibir bonificaciones para el seguro m√©dico. En Holanda, el seguro m√©dico privado es obligatorio. El coste promedio es de 100 ‚ā¨ mensuales (a mayores de los impuestos ya pagados) con una prima de riesgo de 350 ‚ā¨ anuales. Eso quiere decir que los primeros 350 ‚ā¨ de gasto m√©dico ocasionados cada a√Īo deben ser pagados tambi√©n, independientemente de lo que uno ya paga de seguro. Ni qu√© decir tiene, alguien de mi perfil usa la sanidad muy espor√°dicamente (en mi caso, s√≥lo he necesitado ir al m√©dico dos veces en dos a√Īos y medio), y para problemas concretos suele acudir al especialista en Espa√Īa, Italia, Polonia o cualquiera que sea su pa√≠s de origen. En mi caso, la Sanidad holandesa apenas se ha gastado el 5% de lo que yo he aportado en pago de seguros (sin contar impuestos).

Seguir leyendo >>


Publicado el 15 mar, 2013


La O con un canuto

La O con un canuto

Eso es lo que no saben hacer, por lo visto, los aspirantes a maestro en Espa√Īa. No todos, de acuerdo, generalizar es muy malo. Pero s√≠ una inmensa mayor√≠a. El Pa√≠s publica resultados bastante detallados de las √ļltimas oposiciones a maestro en Madrid. Los resultados no son malos, son… deprimentes, muy deprimentes. Se trata de preguntas que cualquier persona alfabetizada y con un t√≠tulo de educaci√≥n obligatoria deber√≠a poder responder con bastante facilidad, no digamos ya una persona que ha pisado la Universidad. Y sin embargo no es as√≠.

Los resultados en matem√°ticas demuestran que una gran mayor√≠a de aspirantes a la ense√Īanza son sencillamente anum√©ricos. Los errores cometidos equivalen a no saber que se dice “hayan” en vez de “haigan” o a no poder leer en alto una palabra de m√°s de 10 letras de longitud. Por ejemplo, s√≥lo un rid√≠culo 7% de aspirantes fueron capaces de responder cuatro sencill√≠simas preguntas sobre unidades de tiempo y sistema m√©trico decimal. Saber inmediatamente cu√°ntos gramos son 2 kg + 30 g, o que 2,2 horas son 132 minutos deber√≠a ser posible para cualquier persona con un cociente intelectual por encima del borderline que haya recibido un t√≠tulo de educaci√≥n obligatoria. Se pueden entender los errores, los despistes, los fallos causados por enunciados confusos… pero eso no justifica que el 93% de aspirantes (todos ellos habiendo pasado por una Universidad) sean incapaces de responder esas cuatro preguntas tan sencillas. De hecho, de las 10 pruebas matem√°ticas (todas sencill√≠simas, de un nivel 6¬ļ de primaria) s√≥lo una fue completada correctamente por m√°s de la mitad de examinados. [Resultados detallados]

La cultura general tambi√©n es inaceptablemente floja. Independientemente de que el temario de las oposiciones haya sido publicado cinco meses o cinco horas antes del examen, una persona que aspira a ense√Īar deber√≠a saber sin titubeos d√≥nde se encuentran √Āvila y Pamplona. S√≥lo el 38% fue capaz de acertar ambas. Dos tercios de los aspirantes a maestros no tienen ni idea de la geograf√≠a elemental de su propio pa√≠s. La pregunta de los r√≠os (por qu√© provincias pasan Ebro, Duero y Guadalquivir) es m√°s compleja y aqu√≠ puede haber fallos. Pero estamos hablando de ¬°un 98% de fallos! [Resultados detallados]

Ni siquiera dominan su propio idioma. Aunque la mayor√≠a de preguntas sobre el tema fueron acertadas por m√°s de la mitad de los aspirantes, s√≥lo un 31% sab√≠a lo que significan “escr√ļpulo”, “disertaci√≥n”, “extasiar” y “pron√≥stico”. No son las palabras m√°s sencillas del mundo para definir, pero, ¬Ņtanto como para que 7 de cada 10 fallen? Gente que, insisto, ha hecho una carrera universitaria (y adem√°s, “de letras”) [Resultados detallados]

En fin, creo que los n√ļmeros, por s√≠ solos, son suficientemente aterradores como para que cualquier persona con dos dedos de frente se lleve las manos a la cabeza. El problema es muy grave. Pero hay otra cosa m√°s grave a√ļn, la reacci√≥n de quienes creen que hay una “conspiraci√≥n” contra los maestros y que no hay que cambiar nada. En otro perfecto ejemplo de c√≥mo Espa√Īa es un sistema montado de puta madre para los mayores de 40 a√Īos con trabajo fijo, a costa de excluir brutalmente a los j√≥venes de cualquier posibilidad de una futura vida decente, los sindicatos de la ense√Īanza se rasgan las vestiduras ante quienes proponen que los conocimientos pesen mucho m√°s que la experiencia a la hora de adquirir plaza. Si tanta experiencia tienes, te deber√≠a haber dado tiempo a adquirir todos esos conocimientos que supuestamente ense√Īas tan bien, ¬Ņno? (y si no, deber√≠a ser tu problema).

En resumen, da igual que seas un joven maestro ilusionado, capacitado, y con conocimientos de sobra: si hay un garrulo ignorante que lleva muchos a√Īos dando clase, tendr√° las de ganar. Qu√© triste met√°fora de la filosof√≠a espa√Īola: “haber llegado antes”.

Relacionado: Comité en defensa de la estupidez, en politikon.es


Publicado el 27 nov, 2012


De dulces derrotas y amargas victorias

Amarga victoria

Imaginemos por un momento que alguien que no tiene ni idea de pol√≠tica catalana, ni ha seguido la campa√Īa electoral, tiene que analizar los resultados del pasado domingo bas√°ndose simplemente en los n√ļmeros. Y se encuentra un partido, CiU, que ha ganado con much√≠sima claridad en el conjunto de Catalu√Īa, en cada una de sus cuatro provincias y en 40 de sus 41 comarcas. Un partido que suma m√°s votos y esca√Īos que el segundo y el tercero juntos. Un partido que suma en solitario m√°s esca√Īos que todos los partidos “proespa√Īoles” (PSC, PP y C’s) juntos. Un partido que se ha asegurado otra legislatura de gobierno y que, con los n√ļmeros en la mano, no tiene a nadie que le vaya a disputar la hegemon√≠a pol√≠tica catalana a medio plazo. La conclusi√≥n obvia es que este partido ha obtenido un claro triunfo.

Pues no. Seg√ļn los medios de comunicaci√≥n, ha sido un enorme fracaso a pesar de los n√ļmeros. ¬ŅEn serio? S√≠, es cierto que la victoria de CiU ha sido menor de lo esperado, que se han dejado un buen pu√Īado de votos en el camino y que, en definitiva, a Mas el tiro le ha salido por la culata. Pues bueno. Esperaban ganar por cinco a cero y al final “solo” ha sido tres a cero. Sigue siendo una clara victoria, y un magro consuelo para los perdedores.

Entonces, con los datos en la mano, ¬Ņhay perdedores? Pues s√≠. A pesar de la man√≠a que tienen todos de declararse ganadores, s√≠ que hay perdedores. Os voy a dar unas pistas sobre qui√©nes son, o mejor dicho, no son.

Seguir leyendo >>


Viajar en el tiempo

Latest Tweets

Latest Pictures


Fatal error: Call to undefined method WP_Error::get_item_quantity() in /home/nacio/public_html/ig/blog/wp-content/themes/75/widgets/flickr.php on line 24