Publicado el 6 sep, 2010


Valladolid, taurina por narices

Alcalde Payaso

Por obra y gracia del se√Īor alcalde, se hace saber que ma√Īana Valladolid se convertir√° oficialmente en “ciudad taurina”, con el √ļnico apoyo de la mayor√≠a absoluta del PP (una mayor√≠a absoluta, por cierto, que el PP ha obtenido en cuatro ocasiones consecutivas sin haber superado nunca el 48% de los votos v√°lidos, cosas del sistema electoral). Al margen de mi opini√≥n sobre el mundo taurino y sus falacias, me pregunto si realmente es esto a lo que debe dedicarse un ayuntamiento.

Y no lo digo porque haya cosas m√°s importantes (que las hay), sino porque no entiendo que se quiera imponer, a nivel oficial, una etiqueta a toda una ciudad. ¬ŅPor qu√© somos una “ciudad taurina”, se√Īor alcalde? Que yo sepa, en Valladolid va a los toros una cantidad de gente much√≠simo menor que la que va al f√ļtbol, o incluso al baloncesto. ¬ŅPor qu√© no “ciudad futbolera”? se corresponde mucho m√°s a la realidad vallisoletana. La declaraci√≥n de “ciudad taurina” recuerda a los tiempos del franquismo, en los que muchos ayuntamientos impusieron que no-se-qu√© virgen era alcaldesa perpetua, y todos a callar. Claro que entonces no hab√≠a democracia ni libertad religiosa. Un detallito sin importancia.

Hasta aqu√≠, el tema es lamentable, pero no pasa de an√©cdota pintoresca. Lo verdaderamente indignante llega cuando uno se entera de que el ayuntamiento de Valladolid subvenciona la plaza de toros y a la vez reduce la temperatura del agua de las piscinas p√ļblicas y de la calefacci√≥n de las escuelas municipales porque “no hay dinero” (lo cuenta Esteban en su post “Los toros, un Le√≥n y el circo“). Si Valladolid fuese realmente una “ciudad taurina” como nos quiere vender el se√Īor alcalde, ¬Ņhar√≠an falta subvenciones para mantener artificialmente esta “tradici√≥n”? evidentemente, no. Entre estas rancias salidas de tiesto del “excelent√≠simo” e iniciativas tan ca√Ī√≠s como querer batir el r√©cord Guinness de banderas de Espa√Īa, no me extra√Īa que a veces Valladolid tenga la prensa que tiene. Y es una pena, para una ciudad que tiene una de las universidades m√°s antiguas del mundo, donde naci√≥ Felipe II, muri√≥ Crist√≥bal Col√≥n y se public√≥ el Quijote. Cosas veredes.

PS: tampoco me extra√Īa que al buscar alcalde payaso en Google el primer resultado sea el que es.


<< Grecia, una complicada historia de amor | Neerlanda >>

2 comentarios