Publicado el 16 oct, 2010


El gran salto

ING

Casi tres semanas sin escribir por aquí… imperdonable. La culpa es de una semana en Londres, otra en Túnez y no demasiadas cosas interesantes que contar. Y después de todo, ahora toca hacer las maletas para otro viaje que solo tiene billete de ida: a Ámsterdam. El lunes por la mañana ya habré aterrizado en la ciudad que será mi hogar durante al menos los próximos tres años.

Afortunadamente, mi nueva empresa (ING Group) se está encargando de prácticamente todo: alojamiento temporal, búsqueda de piso con un agente inmobiliario, burocracia en las instituciones holandesas e incluso un curso intensivo de neerlandés en un pueblo remoto de Brabante. Así que espero que todo esté en marcha pronto. Pero mientras tanto, probablemente no tenga mucho tiempo para dejarme caer por aquí.

¡Nos vemos desde Holanda!

PS: ¿Qué hace un ingeniero de teleco trabajando en un banco? a partir del uno de noviembre empezaré a descubrirlo.


<< La huelga de nuestros antepasados | Iberia, una low-cost de bandera >>

4 comentarios