Publicado el 27 nov, 2012


De dulces derrotas y amargas victorias

Amarga victoria

Imaginemos por un momento que alguien que no tiene ni idea de pol√≠tica catalana, ni ha seguido la campa√Īa electoral, tiene que analizar los resultados del pasado domingo bas√°ndose simplemente en los n√ļmeros. Y se encuentra un partido, CiU, que ha ganado con much√≠sima claridad en el conjunto de Catalu√Īa, en cada una de sus cuatro provincias y en 40 de sus 41 comarcas. Un partido que suma m√°s votos y esca√Īos que el segundo y el tercero juntos. Un partido que suma en solitario m√°s esca√Īos que todos los partidos “proespa√Īoles” (PSC, PP y C’s) juntos. Un partido que se ha asegurado otra legislatura de gobierno y que, con los n√ļmeros en la mano, no tiene a nadie que le vaya a disputar la hegemon√≠a pol√≠tica catalana a medio plazo. La conclusi√≥n obvia es que este partido ha obtenido un claro triunfo.

Pues no. Seg√ļn los medios de comunicaci√≥n, ha sido un enorme fracaso a pesar de los n√ļmeros. ¬ŅEn serio? S√≠, es cierto que la victoria de CiU ha sido menor de lo esperado, que se han dejado un buen pu√Īado de votos en el camino y que, en definitiva, a Mas el tiro le ha salido por la culata. Pues bueno. Esperaban ganar por cinco a cero y al final “solo” ha sido tres a cero. Sigue siendo una clara victoria, y un magro consuelo para los perdedores.

Entonces, con los datos en la mano, ¬Ņhay perdedores? Pues s√≠. A pesar de la man√≠a que tienen todos de declararse ganadores, s√≠ que hay perdedores. Os voy a dar unas pistas sobre qui√©nes son, o mejor dicho, no son.

Seguir leyendo >>


Publicado el 12 oct, 2012


De qué va esto de la Unión Europea

Londres bombardeada
Londres bombardeada – fuente

Se acaba de dar a conocer que el Premio Nobel de la Paz de este a√Īo corresponder√° a la Uni√≥n Europea. Ciertamente, premiar a la Uni√≥n Europea es tan banal como premiar a la ONU (2001) o los Cascos Azules (1988). Garantizar la paz es precisamente la raz√≥n de ser de estas instituciones; quienes realmente tienen m√©rito son los que se meten en el fregado de luchar por la paz sin ser ese su trabajo, arriesg√°ndose a ser encarcelados o morir. Mandela o Aung San Suu Kyi, por ejemplo.

Pero dejando eso al margen, no est√° de m√°s que nos recuerden de vez en cuando de qu√© va todo esto de la Uni√≥n Europea: la Paz. Preguntaba Martin Varsavsky en twitter si acaso “no habr√≠a paz sin la Uni√≥n Europea”… Espero que sea una pregunta ret√≥rica. En los 60 a√Īos posteriores a la fundaci√≥n (en 1952) de la Comunidad Europea del Carb√≥n y del Acero (precursora de la actual Uni√≥n) no ha habido ni el m√°s m√≠nimo amago de enfrentamiento armado entre pa√≠ses miembros. Mirando atr√°s, jam√°s en la Historia ha existido nada remotamente parecido a un acuerdo europeo capaz de garantizar 60 a√Īos de paz (quiz√° el Imperio Romano, si podemos considerar eso como “paz”).

Las cuatro grandes potencias de Europa occidental, que se han matado entre ellas en dos guerras mundiales en la primera mitad del siglo XX, son hoy aliadas gracias a la existencia de una Uni√≥n Europea. Puede parecer “lo normal”, estamos acostumbrados a ello. Pero en realidad es una anomal√≠a hist√≥rica en la que tenemos la suerte de vivir. La Europa sin fronteras, en la que relacionarse con gente de los pa√≠ses vecinos es m√°s f√°cil que nunca, y en la que todos los pa√≠ses tienen intereses cruzados entre ellos, es el factor clave para que hayamos sido capaces de vivir en paz durante m√°s de medio siglo. Y todos los que vivimos en la Uni√≥n Europea nos hemos beneficiado de ello: ahorrarnos el coste de una guerra (en vidas y en dinero) durante seis d√©cadas es la principal raz√≥n por la que es posible eso que llamamos “Estado del Bienestar”.

Tras 60 a√Īos, son varias generaciones europeas las que han crecido en paz y se han olvidado de la raz√≥n de ser de la Uni√≥n Europea. Desde esa perspectiva miope, es f√°cil criticar las instituciones cuando las cosas no funcionan. No ser√≠a la primera vez: la √ļltima gran crisis europea acab√≥ con la Sociedad de Naciones y cualquier intento de entendimiento entre europeos. Las consecuencias son conocidas por todos. Viendo c√≥mo los estados europeos intentan salir de la crisis arrimando el ascua a su sardina, me pregunto si ya se nos ha olvidado la lecci√≥n.


Publicado el 9 oct, 2012


Ch√°vez y los n√ļmeros

Hugo Ch√°vez gan√≥ las elecciones presidenciales venezolanas del pasado domingo. Una victoria democr√°tica y reconocida por la oposici√≥n, pero ajustada; a pesar del control que Ch√°vez y su partido ejercen sobre las instituciones del estado, empresas p√ļblicas y la mayor√≠a de medios de comunicaci√≥n. En ese sentido, la legitimidad de la en√©sima victoria electoral de Ch√°vez est√° m√°s cerca de los “indiscutibles” triunfos de Putin que de una verdadera democracia occidental, pero dejemos esa cuesti√≥n.

Lo que me ha sorprendido ha sido ver muchas reacciones en medios de comunicaci√≥n espa√Īoles, redes sociales, etc., congratul√°ndose por el triunfo de Ch√°vez por ser “una alternativa al liberalismo” (?) y ejercer de “ejemplo para el resto de latinoam√©rica“. Se supone que Ch√°vez es un ejemplo a la hora de sacar a su pa√≠s de la pobreza sin aplicar “malvadas pol√≠ticas anticapitalistas”. Pero ¬Ņqu√© hay de cierto en todo esto?

Hagamos algunos n√ļmeros con los datos del Banco Mundial, p√ļblicamente disponibles para todos. Se trata de una fuente estad√≠stica de contrastada fiabilidad y reconocimiento internacional, especialmente en cuanto a indicadores de desarrollo. He comparado Venezuela con Brasil, Colombia, Ecuador y Per√ļ. Admito que la selecci√≥n es subjetiva, pero no hay “cherrypicking“: todos ellos son pa√≠ses iberoamericanos, geogr√°ficamente contiguos y no pertenecientes a Mercosur (aunque Venezuela se incorporar√° enseguida). Empecemos con el PIB per c√°pita, es decir, la distribuci√≥n promedio de la riqueza nacional por habitante, tomando 1997 como punto de referencia (Ch√°vez llega al poder en 1998).

Crecimiento GDP 1997-2011

En ese periodo, Venezuela es con diferencia el pa√≠s que peor se comporta de los cinco. Los peruanos son en promedio un 60% m√°s ricos que hace 15 a√Īos, mientras que la era chavista s√≥lo ha enriquecido un 8% a los venezolanos. Entre medias -pero claramente por encima de Venezuela- Brasil, Colombia y Ecuador muestran un comportamiento similar a lo largo del periodo, con un enriquecimiento per c√°pita en torno al 30%.

Seguir leyendo >>


Publicado el 27 sep, 2012


R√©quiem por un parlamento espa√Īol

RIP Parlamento

Nota: este post debería haber sido publicado hace un par de semanas, pero por problemas técnicos el blog ha estado caído hasta hoy.

A los que clam√°is contra el sueldo de los pol√≠ticos (cobrar por dirigir un pa√≠s ¬°habrase visto!), pens√°is que la soluci√≥n a la crisis es eliminarlos y difund√≠s con ansia el bulo de los 400.000: enhorabuena. El Partido Popular ha escuchado vuestras s√ļplicas. Su secretaria general, y a la saz√≥n presidenta de Castilla-la Mancha, ha conseguido su prop√≥sito de eliminar el sueldo de los parlamentarios a partir del pr√≥ximo a√Īo, as√≠ como reducir su n√ļmero a la mitad en las pr√≥ximas elecciones.

Para regocijo de la antipol√≠tica, los castellanomanchegos gastar√°n unos cientos de miles de euros menos en remunerar a sus representantes democr√°ticos, dinero que quedar√° disponible “pa’l pueblo”. O, a juzgar por los antecedentes de Cospedal, puede que sea para altos cargos no electos, qui√©n sabe.

Para todos aquellos que no se han dado cuenta de que la econom√≠a es tan intr√≠nseca al mundo como la ley de la gravedad, me toca hacer de aguafiestas ahora. Toda decisi√≥n tiene un coste. A cambio de unas migajas presupuestarias Castilla-la Mancha acaba de sacrificar su Parlamento. La decisi√≥n obliga a los parlamentarios regionales a serlo s√≥lo a tiempo parcial, o bien acumulando otros cargos p√ļblicos (y siendo por tanto incapaces de dedicarse plenamente a ninguno de ellos) o bien dedic√°ndose a la empresa privada (y teniendo en cuenta que ser√° √©sta quien les pague el sueldo, el conflicto de intereses es m√°s que evidente). Considerando que adem√°s el n√ļmero de diputados disminuye a la mitad, el Parlamento ver√° su capacidad operativa actual reducida a la m√≠nima expresi√≥n.

Seguir leyendo >>


Publicado el 10 ago, 2012


En Espa√Īa no funcionar√≠a

Espa√Īa Ca√Ī√≠

En verano de 2004 (dicho as√≠ parece anteayer, ¬Ņverdad?) fui de vacaciones con mis amigos a Salou. Esto supon√≠a comerse un viaje de unas nueve horas entre Valladolid y Tarragona en un Talgo de los a√Īos 60. Cuando fui a comprar los billetes, el horror: “s√≥lo nos quedan plazas en vag√≥n de fumadores“. Qu√© remedio. Ya se podr√≠a haber bajado en Burgos la tipa que iba a mi lado, pero no, durante todo el trayecto hasta Tarragona estuve aguantando sus tres o cuatro cigarros por hora.

Ese mismo a√Īo, hab√≠a empezado la Universidad. Y all√≠ fumaba todo el mundo. En los pasillos, en los servicios, no digamos en la cafeter√≠a. Y algunos profesores, en el aula. Del mismo modo, todo el mundo circulaba sistem√°ticamente 20 √≥ 30 kil√≥metros por hora por encima del l√≠mite, y generalmente el cumplimiento de las normas de tr√°fico se reduc√≠a a fingir que llevabas el cintur√≥n cuando ve√≠as una patrulla de la guardia civil y aminorar la velocidad cuando alguien que ven√≠a de frente te daba destellos para avisarte. ¬ŅAlcohol al volante? por unas ca√Īas no pasa nada, un caf√© y listo, si te tomas un Almax no da positivo, etc.

Cuando otros pa√≠ses “civilizados” empezaron a tomar medidas dr√°sticas contra el tabaco y la conducci√≥n temeraria, el espa√Īol t√≠pico, apurando su colilla en la barra del bar, declaraba que “eso en Espa√Īa no funcionar√≠a”. ¬ŅNo fumar en el bar mientras echo la partida? ¬Ņir a 90 por una carretera nacional? Venga ya.

Seguir leyendo >>


Viajar en el tiempo

Latest Tweets

Latest Pictures