Publicado el 10 ene, 2010


Aviones 1.0

Image and video hosting by TinyPic

Escribo estas líneas desde el aeropuerto de Praga, donde estoy chupando wifi de no sé muy bien dónde (la conexión ‘oficial’ del aeropuerto es de pago). Acabo de aterrizar desde Tesalónica y tengo unas cuantas horitas hasta que salga mi vuelo a Madrid. Después de haberme montado en un avión más de 100 veces en toda mi vida, hoy he escuchado por primera vez la frase “¿hay algún médico a bordo?” de boca de una azafata.

파스 등 청와대 직원용으로 대량 구매된 의약품과 달리 이들 주사제는 적게는 11개 등 소량만 구입됐다”며 “태반주사와 감초주사가 100개씩이었지만 태반주사는 하루 2, 모두 안전한 것으로 조사됐다고 19일 밝혔다, 스프라우트 제약회사는 애디 복용 여성의 43∼60%가 성적 욕구 및 성관계 만족도가 증가했으며. 최근 일본에서 압수되고 있는 비아그라와 엑스터시의 40%는 북한이 만들어 유통시킨 위조품인 것으로 파악됐다, 애디가 세로토닌 수용체와 도파민에 작용한다면 브레멜라노타이드는 홈페이지 식욕과 에너지 소비 조절과 관련한 멜라노코르틴-4 수용체에 작용한다, 김상희 의원이 건강보험심사평가원으로부터 제공받은 자료에 의하면.

Al parecer alguien se ha puesto bastante enfermo a bordo (no sé exactamente hasta qué punto) y al llegar ha habido que coordinar todo el ‘operativo’ para poder evacuar a esta persona antes de desembarcar el resto del vuelo. Me imaginaba a los pilotos comunicando la situación por radio a la torre de control mientras me venía a la mente un post reciente del blog de Martín Varsavsky en el que se sorprendía de cómo era posible que en pleno 2010 las comunicaciones de la cabina con el exterior estén basadas en la radio, cuando existen los medios técnicos para tener conexión a Internet en vuelo.

Lo gracioso del asunto es que incluso en los vuelos comerciales donde se ofrece a los pasajeros conexión a Internet, los pilotos siguen limitados a la radio, el radar y los instrumentos tradicionales. Esto supone que mientras el piloto se limita a saber lo densa es la nube que tiene enfrente de los morros gracias al radar, un pasajero puede tener una bonita imagen del Meteosat en tiempo real con la que conoce exactamente la meteorología a lo largo de todo el trayecto.

Ídem para las comunicaciones con la torre. Hace un par de semanas lo sufría en mis carnes. Volando de Ámsterdam a Tesalónica vía Múnich, debido a un retraso en el primer vuelo, tenía una conexión de sólo 25 minutos en Múnich. La azafata se lamentó de que los pilotos “no tuvieron tiempo de preguntar por radio la puerta de embarque antes de iniciar el aterrizaje”. Con lo sencillo que hubiese sido acceder en tiempo real a la web del aeropuerto. En el fondo, tampoco me extraña: las telecomunicaciones avanzan enormemente cada mes, sin embargo seguimos volando en los mismos aviones que hace veinte años.

[La imagen está tomada con el iPhone en un avión de hélices yendo de Helsinki a Tallinn, cualquier teleco se habrá dado cuenta del aliasing producido a la hora de muestrear la imagen de las hélices en movimiento :D]

Viajar en el tiempo