Publicado el 25 abr, 2011


Aprendiendo economía de barra de bar

Gurús de la economía

Hacer economía de barra de bar es muy sencillo. Basta soltar unas cuantas frases clave y unirlas mediante oraciones gramaticalmente correctas aunque no tengan ningún significado. No hace falta que tenga sentido, sólo remarcar de forma dramática algunas de estas frases claves, por ejemplo “la dictadura de los mercados” o “la lección islandesa” (menudos jetas los islandeses, por cierto).

Deben añadirse también algunos términos estúpidos pero que suenan a que sabes algo, tipo “crecimiento negativo” (cualquier día oíremos a los de Intereconomía hablar de “déficit negativo” en lugar de superávit, con tal de joder a Zapatero). Introducir un par de conceptos como “redistribuir la riqueza” y “socializar las ganancias” aportan un toque vintage que embellece cualquier manifiesto económico de barra de bar.

Y ya por último, el conjuro mágico para caldear esos corazones libertarios: “el estado regala dinero a los bancos”. Da igual que esto sea esencialmente mentira. Al menos hasta donde yo sé, prestar dinero no es regalarlo, y adquirir parte de un banco a cambio de dinero, tampoco (el tema de los rescates bancarios merece una explicación más detallada, pero otro día). De hecho, da absolutamente igual cuál sea el contenido de la noticia. Si aparece la palabra “banco”, cualquier economista de barra de bar que se precie debe añadir la frase “el estado regala dinero a los bancos”. O mejor aún, incluirla en el titular.

Para ilustrar un perfecto ejemplo de economía de barra de bar, traigo un artículo deliciosamente titulado “Manos arriba. El gobierno pretende regalar 4.000 millones a las entidades financieras limitando la competencia en los depósitos bancarios“. Analicemos el titular detenidamente. Es espectacularmente sensacionalista (ese “manos arriba”). ¡Bien hecho! no hay economía de barra de bar sin sensacionalismo. Y después de ese grito de guerra contra el capitalismo opresor, ya tenemos lo que queríamos: el estado quiere regalar dinero a los bancos. Así se hace. Matrícula de Honor en economía de barra de bar.

Pero… ¿qué pasa si leemos el artículo?

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo