Publicado el 24 jun, 2010


┬┐El fin de la cultura de la oposici├│n en Espa├▒a?

t├ęcnicas para aprobar

Siempre he tenido la sensaci├│n de que en Espa├▒a la m├ís alta meta laboral (en muchos casos, la ├║nica) de mucha gente era convertirse en funcionario. La oposici├│n era el pasaporte para un futuro dorado: empleo vitalicio, poca presi├│n en comparaci├│n con la empresa privada, flexibilidad, etc├ętera. Y as├ş, muchos de los mejores “cerebros” del pa├şs se acababan convirtiendo en “X del Estado”. Abogado del estado, economista del estado, ingeniero del estado. Claro, luego nos preguntamos por qu├ę no hay iniciativa empresarial, por qu├ę la econom├şa espa├▒ola no es competitiva, etc├ętera. Si la aspiraci├│n de la gente con capacidad e iniciativa es convertirse en notario, luego no nos quejemos de que los empresarios son garrulos.

Mi padre y mi madre son empleados p├║blicos y siempre vieron con buenos ojos aquello de “la oposici├│n”. A m├ş, por contra, nunca me hizo gracia la idea. Es decir, despu├ęs de estudiar la (dif├şcil) carrera, ┬┐seguir estudiando como m├şnimo otro par de a├▒os a tiempo completo parasitando a mis padres? S├ş, lo de “ingeniero del estado” suena bien, pero… estar estudiando a tiempo completo hasta los 27 ├│ 28 a├▒os y despu├ęs vivir apoltronado el resto de mi vida en el mismo trabajo… no, no me acaba de convencer, lo siento.

Viene esto a cuento de un art├şculo de El Pa├şs en el que se retrataba el ‘drama’ de unos opositores que han sufrido en sus carnes el recorte de oferta de empleo p├║blico. El a├▒o pasado se convocaron 15 084 plazas de empleo p├║blico estatal. Este a├▒o, solamente 1 989, lo que ha barrido del calendario algunas convocatorias fijas como la de economistas del estado. Me imagin├ę a m├ş mismo dos a├▒os encerrado en bibliotecas, sin trabajo, sin vida, sinti├ęndome un in├║til para la sociedad, para luego quedarme en pelotas, compuesto y sin novia oposici├│n.

Con el recorte brutal de plazas disponibles y la bajada de sueldos a los funcionarios… ┬┐llega el fin de la cultura de la oposici├│n a Espa├▒a?

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo