Se veía venir

Rajoy

Iba a titular este post “me lo tem√≠a“, pero la verdad es que no s√≥lo me lo tem√≠a yo, sino que nos lo tem√≠amos todos menos los acampados y alg√ļn gur√ļ de la pol√≠tica 2.0: las elecciones se han cargado el bipartidismo… para sustituirlo por el monopartidismo del PP. Tras la hostia √©pica del PSOE, el PP gobernar√° en pr√°cticamente todas las ciudades importantes espa√Īolas y en pr√°cticamente todas las regiones en las que se celebraban elecciones.

Algunos seguir√°n pensando que el PP y el PSOE son lo mismo. Pero lo siento, no lo son. Supongo que con cuatro a√Īos de medicina Rajoy (despu√©s de este resultado electoral, ya tengo muy pocas dudas de lo que suceder√° el a√Īo que viene) mucha gente se caer√° del guindo. Pero bueno, de momento esto es lo que hay.

¬ŅAlternativas? s√≠, claro, Izquierda Unida… es una pena que s√≥lo obtengan √©xitos cuando se descalabra el PSOE… qu√© “sorpresa” (ya pas√≥ en las municipales del 95 y generales del 96). ¬ŅUPyD? a estas alturas de escrutinio est√°n sacando en toda Espa√Īa menos votos que Bildu en el Pa√≠s Vasco. El so√Īado pluripartidismo est√° cerca, sin duda. (No.)

Lo que m√°s me sorprende de todo es la ingenuidad de mucha gente que realmente se pensaba que la historia del #nolesvotes iba a tener alg√ļn efecto en la derecha. No nos enga√Īemos, este tipo de movimientos son casi siempre de izquierdas y mayoritariamente apoyados por la izquierda. Para empeorar las cosas, llega la asamblea de acampados y presenta una lista de propuestas neosovi√©ticas que lo √ļnico que ha conseguido es movilizar todav√≠a m√°s a los votantes del PP, por si las moscas.

Ser idealista está muy bien, pero a veces hay que ser conscientes de cómo funcionan las cosas.

PD: el día en que me quede sin trabajo, me voy a ir a Valencia. No solo les da igual que les roben, sino que además lo premian. Dinerito fácil.

Viajar en el tiempo


Ni es una revolución, ni falta que hace

Leyendo algunos de mis √ļltimos tweets, alguno podr√≠a pensar que soy un quintacolumnista, un coverso o un infiltrado neocon. Nada m√°s lejos de la realidad. Lo que me pasa es que me jode que se reivindiquen estupideces en nombre de una causa justa. Sin embargo, llega un momento en el que hay que defender el derecho mismo a reivindicar cosas. Sean est√ļpidas o no, que al fin y al cabo, eso es subjetivo.

Por otro lado, que en general no comparta muchas de sus ideas no quiere decir que no me parezca valiente y digno de reconocimiento el hecho de que cientos de j√≥venes espa√Īoles est√©n acampando en las calles protestando por el simple hecho de que est√°n hasta los huevos. Se ha conseguido romper un t√≥pico que llevaba demasiados a√Īos rondando: que los j√≥venes espa√Īoles nunca se rebelan por nada. Pues mira, al final resulta que s√≠. Dan igual las razones, al fin y al cabo. Lo importante es que haya gente dispuesta a romper el (est√ļpido) t√≥pico.

El hecho de que haya habido intentos de reprimir estas leg√≠timas manifestaciones me ha hecho replantear mi posici√≥n. Independientemente de que se reivindiquen algunas tonter√≠as, la motivaci√≥n de esta iniciativa es noble y razonable. E independientemente de eso, el derecho a protestar es algo que se debe defender. As√≠ que en cuanto he empezado a escuchar noticias de prohibiciones y represi√≥n, me he dado cuenta de que estaba equivocado. Hay que protestar por el simple hecho de poder protestar. Luego que cada cual pida lo que le d√© la gana, pero en las actuales condiciones de la juventud espa√Īola (que a m√≠ me han obligado a emigrar, sin ir m√°s lejos), protestar est√° m√°s justificado que nunca.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo


Publicado el 8 feb, 2011


T√ļnez, antes de la tempestad


Ver galería en flickr

En octubre de 2010, apenas una semana antes de mudarme a Holanda, tuve la oportunidad de recorrer buena parte de T√ļnez. Desde el bullicio de la capital a la inmensidad del S√°hara, pasando por los lugares tur√≠sticos de inter√©s como la medina de Susa o las cuevas de Matmata que inspiraron el Tatooine de la Guerra de las Galaxias. Un pa√≠s que se notaba en plena transformaci√≥n aunque en una aparente calma que no hac√≠a presagiar la revoluci√≥n que se estaba gestando.

T√ļnez es un pa√≠s de contrastes entre las ciudades de la costa y el interior sahariano. Alguien que visite la capital o los principales centros tur√≠sticos se llevar√° la impresi√≥n de que T√ļnez es algo as√≠ como la Turqu√≠a del Magreb. Un pa√≠s laico, pero de herencia musulmana; un pa√≠s que se occidentaliza a pasos forzados pero que conserva mucho regusto oriental. Ruido, tr√°fico, vendedores que tratan de vender lo inimaginable y guap√≠simas chavalas con largas cabelleras morenas (descubiertas). Y un nivel de vida que no est√° muy lejos de muchos lugares de Europa oriental.

Todo cambia a medida que nos adentramos en el S√°hara. La arquitectura tradicional remplaza a los modernos bloques, los chadores sustituyen a los vaqueros y los veh√≠culos de tracci√≥n animal ganan terreno a los de gasolina. Para bien y para mal, el interior de T√ļnez est√° todav√≠a lejos de “la modernidad” (y es precisamente ah√≠ donde reside el encanto). Sin embargo, en todo el pa√≠s se observa una cosa: institutos y facultades a rebosar de j√≥venes (y especialmente mujeres). Ese es el futuro de T√ļnez: una juventud educada y, por lo que se ha visto recientemente, impaciente por cambiar su pa√≠s.

Es curioso, por cierto, comprobar c√≥mo pueden cambiar las cosas de la noche a la ma√Īana. Pocos meses atr√°s, nadie parec√≠a quejarse de Ben Al√≠ y su retrato se encontraba literalmente en cada esquina del pa√≠s (llegu√© a o√≠r incluso que “pr√°cticamente todo el mundo le apoyaba”). Y de la noche a la ma√Īana, se tuvo que montar en un avi√≥n para Arabia Saud√≠. Los periodos de “extraordinaria placidez” es lo que tienen. Suelen acabar r√°pido y con estruendo.

PD: en la galer√≠a de fotos hay una de la “chocilla” de Ben Al√≠ en las ruinas de Cartago. Lo que se ve all√≠ es lo que pude pillar entre los √°rboles con un teleobjetivo, en un momento de descuido del personal de seguridad (ya que nos advirtieron insistentemente en que estaba prohibido grabar o fotografiar apuntando en esa direcci√≥n).

Viajar en el tiempo