El chollo de la inmigración

Inmigrantes

A pesar de los discursos populistas de siempre, son numerosas las estad√≠sticas que demuestran que, en general, los inmigrantes (ab)usan menos los servicios p√ļblicos que los nacionales. Tambi√©n existe evidencia emp√≠rica de la positiva contribuci√≥n de la inmigraci√≥n a la sostenibilidad del estado de bienestar. Y no est√° de m√°s recordar que el estado m√°s rico y poderoso del mundo es un pa√≠s construido por inmigrantes donde antes apenas hab√≠a nada.

Realmente no me hace falta ir lejos para buscar evidencias emp√≠ricas. Yo mismo soy un inmigrante en Holanda y la mayor parte de mi c√≠rculo social tiene mi mismo perfil: extranjero, joven, relativamente cualificado, sin hijos, con fuertes v√≠nculos con su pa√≠s de origen, viviendo de alquiler y con un salario en torno o moderadamente por encima del promedio (unos 40.000 ‚ā¨ brutos al a√Īo, en Holanda).

Un individuo t√≠pico de este perfil paga el 42% (o incluso 52%, no es tan dif√≠cil llegar) de impuesto sobre la renta, que aplica al tramo m√°s alto de las 12 pagas ‘est√°ndar’ y al importe √≠ntegro de todas las pagas extra y bonuses. En mi caso, haciendo c√°lculos r√°pidos, el estado holand√©s se lleva un tercio de mi salario. Sin tener hijos, ni deducci√≥n por hipoteca (en Holanda sigue existiendo) ni ning√ļn otro tipo de beneficios sociales, el negocio para el estado holand√©s es redondo.

Se trata tambi√©n de un salario lo suficientemente alto como para no recibir bonificaciones para el seguro m√©dico. En Holanda, el seguro m√©dico privado es obligatorio. El coste promedio es de 100 ‚ā¨ mensuales (a mayores de los impuestos ya pagados) con una prima de riesgo de 350 ‚ā¨ anuales. Eso quiere decir que los primeros 350 ‚ā¨ de gasto m√©dico ocasionados cada a√Īo deben ser pagados tambi√©n, independientemente de lo que uno ya paga de seguro. Ni qu√© decir tiene, alguien de mi perfil usa la sanidad muy espor√°dicamente (en mi caso, s√≥lo he necesitado ir al m√©dico dos veces en dos a√Īos y medio), y para problemas concretos suele acudir al especialista en Espa√Īa, Italia, Polonia o cualquiera que sea su pa√≠s de origen. En mi caso, la Sanidad holandesa apenas se ha gastado el 5% de lo que yo he aportado en pago de seguros (sin contar impuestos).

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 15 mar, 2013


La O con un canuto

La O con un canuto

Eso es lo que no saben hacer, por lo visto, los aspirantes a maestro en Espa√Īa. No todos, de acuerdo, generalizar es muy malo. Pero s√≠ una inmensa mayor√≠a. El Pa√≠s publica resultados bastante detallados de las √ļltimas oposiciones a maestro en Madrid. Los resultados no son malos, son… deprimentes, muy deprimentes. Se trata de preguntas que cualquier persona alfabetizada y con un t√≠tulo de educaci√≥n obligatoria deber√≠a poder responder con bastante facilidad, no digamos ya una persona que ha pisado la Universidad. Y sin embargo no es as√≠.

Los resultados en matem√°ticas demuestran que una gran mayor√≠a de aspirantes a la ense√Īanza son sencillamente anum√©ricos. Los errores cometidos equivalen a no saber que se dice “hayan” en vez de “haigan” o a no poder leer en alto una palabra de m√°s de 10 letras de longitud. Por ejemplo, s√≥lo un rid√≠culo 7% de aspirantes fueron capaces de responder cuatro sencill√≠simas preguntas sobre unidades de tiempo y sistema m√©trico decimal. Saber inmediatamente cu√°ntos gramos son 2 kg + 30 g, o que 2,2 horas son 132 minutos deber√≠a ser posible para cualquier persona con un cociente intelectual por encima del borderline que haya recibido un t√≠tulo de educaci√≥n obligatoria. Se pueden entender los errores, los despistes, los fallos causados por enunciados confusos… pero eso no justifica que el 93% de aspirantes (todos ellos habiendo pasado por una Universidad) sean incapaces de responder esas cuatro preguntas tan sencillas. De hecho, de las 10 pruebas matem√°ticas (todas sencill√≠simas, de un nivel 6¬ļ de primaria) s√≥lo una fue completada correctamente por m√°s de la mitad de examinados. [Resultados detallados]

La cultura general tambi√©n es inaceptablemente floja. Independientemente de que el temario de las oposiciones haya sido publicado cinco meses o cinco horas antes del examen, una persona que aspira a ense√Īar deber√≠a saber sin titubeos d√≥nde se encuentran √Āvila y Pamplona. S√≥lo el 38% fue capaz de acertar ambas. Dos tercios de los aspirantes a maestros no tienen ni idea de la geograf√≠a elemental de su propio pa√≠s. La pregunta de los r√≠os (por qu√© provincias pasan Ebro, Duero y Guadalquivir) es m√°s compleja y aqu√≠ puede haber fallos. Pero estamos hablando de ¬°un 98% de fallos! [Resultados detallados]

Ni siquiera dominan su propio idioma. Aunque la mayor√≠a de preguntas sobre el tema fueron acertadas por m√°s de la mitad de los aspirantes, s√≥lo un 31% sab√≠a lo que significan “escr√ļpulo”, “disertaci√≥n”, “extasiar” y “pron√≥stico”. No son las palabras m√°s sencillas del mundo para definir, pero, ¬Ņtanto como para que 7 de cada 10 fallen? Gente que, insisto, ha hecho una carrera universitaria (y adem√°s, “de letras”) [Resultados detallados]

En fin, creo que los n√ļmeros, por s√≠ solos, son suficientemente aterradores como para que cualquier persona con dos dedos de frente se lleve las manos a la cabeza. El problema es muy grave. Pero hay otra cosa m√°s grave a√ļn, la reacci√≥n de quienes creen que hay una “conspiraci√≥n” contra los maestros y que no hay que cambiar nada. En otro perfecto ejemplo de c√≥mo Espa√Īa es un sistema montado de puta madre para los mayores de 40 a√Īos con trabajo fijo, a costa de excluir brutalmente a los j√≥venes de cualquier posibilidad de una futura vida decente, los sindicatos de la ense√Īanza se rasgan las vestiduras ante quienes proponen que los conocimientos pesen mucho m√°s que la experiencia a la hora de adquirir plaza. Si tanta experiencia tienes, te deber√≠a haber dado tiempo a adquirir todos esos conocimientos que supuestamente ense√Īas tan bien, ¬Ņno? (y si no, deber√≠a ser tu problema).

En resumen, da igual que seas un joven maestro ilusionado, capacitado, y con conocimientos de sobra: si hay un garrulo ignorante que lleva muchos a√Īos dando clase, tendr√° las de ganar. Qu√© triste met√°fora de la filosof√≠a espa√Īola: “haber llegado antes”.

Relacionado: Comité en defensa de la estupidez, en politikon.es

Viajar en el tiempo

Publicado el 27 nov, 2012


De dulces derrotas y amargas victorias

Amarga victoria

Imaginemos por un momento que alguien que no tiene ni idea de pol√≠tica catalana, ni ha seguido la campa√Īa electoral, tiene que analizar los resultados del pasado domingo bas√°ndose simplemente en los n√ļmeros. Y se encuentra un partido, CiU, que ha ganado con much√≠sima claridad en el conjunto de Catalu√Īa, en cada una de sus cuatro provincias y en 40 de sus 41 comarcas. Un partido que suma m√°s votos y esca√Īos que el segundo y el tercero juntos. Un partido que suma en solitario m√°s esca√Īos que todos los partidos “proespa√Īoles” (PSC, PP y C’s) juntos. Un partido que se ha asegurado otra legislatura de gobierno y que, con los n√ļmeros en la mano, no tiene a nadie que le vaya a disputar la hegemon√≠a pol√≠tica catalana a medio plazo. La conclusi√≥n obvia es que este partido ha obtenido un claro triunfo.

Pues no. Seg√ļn los medios de comunicaci√≥n, ha sido un enorme fracaso a pesar de los n√ļmeros. ¬ŅEn serio? S√≠, es cierto que la victoria de CiU ha sido menor de lo esperado, que se han dejado un buen pu√Īado de votos en el camino y que, en definitiva, a Mas el tiro le ha salido por la culata. Pues bueno. Esperaban ganar por cinco a cero y al final “solo” ha sido tres a cero. Sigue siendo una clara victoria, y un magro consuelo para los perdedores.

Entonces, con los datos en la mano, ¬Ņhay perdedores? Pues s√≠. A pesar de la man√≠a que tienen todos de declararse ganadores, s√≠ que hay perdedores. Os voy a dar unas pistas sobre qui√©nes son, o mejor dicho, no son.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 27 sep, 2012


R√©quiem por un parlamento espa√Īol

RIP Parlamento

Nota: este post debería haber sido publicado hace un par de semanas, pero por problemas técnicos el blog ha estado caído hasta hoy.

A los que clam√°is contra el sueldo de los pol√≠ticos (cobrar por dirigir un pa√≠s ¬°habrase visto!), pens√°is que la soluci√≥n a la crisis es eliminarlos y difund√≠s con ansia el bulo de los 400.000: enhorabuena. El Partido Popular ha escuchado vuestras s√ļplicas. Su secretaria general, y a la saz√≥n presidenta de Castilla-la Mancha, ha conseguido su prop√≥sito de eliminar el sueldo de los parlamentarios a partir del pr√≥ximo a√Īo, as√≠ como reducir su n√ļmero a la mitad en las pr√≥ximas elecciones.

Para regocijo de la antipol√≠tica, los castellanomanchegos gastar√°n unos cientos de miles de euros menos en remunerar a sus representantes democr√°ticos, dinero que quedar√° disponible “pa’l pueblo”. O, a juzgar por los antecedentes de Cospedal, puede que sea para altos cargos no electos, qui√©n sabe.

Para todos aquellos que no se han dado cuenta de que la econom√≠a es tan intr√≠nseca al mundo como la ley de la gravedad, me toca hacer de aguafiestas ahora. Toda decisi√≥n tiene un coste. A cambio de unas migajas presupuestarias Castilla-la Mancha acaba de sacrificar su Parlamento. La decisi√≥n obliga a los parlamentarios regionales a serlo s√≥lo a tiempo parcial, o bien acumulando otros cargos p√ļblicos (y siendo por tanto incapaces de dedicarse plenamente a ninguno de ellos) o bien dedic√°ndose a la empresa privada (y teniendo en cuenta que ser√° √©sta quien les pague el sueldo, el conflicto de intereses es m√°s que evidente). Considerando que adem√°s el n√ļmero de diputados disminuye a la mitad, el Parlamento ver√° su capacidad operativa actual reducida a la m√≠nima expresi√≥n.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 10 ago, 2012


En Espa√Īa no funcionar√≠a

Espa√Īa Ca√Ī√≠

En verano de 2004 (dicho as√≠ parece anteayer, ¬Ņverdad?) fui de vacaciones con mis amigos a Salou. Esto supon√≠a comerse un viaje de unas nueve horas entre Valladolid y Tarragona en un Talgo de los a√Īos 60. Cuando fui a comprar los billetes, el horror: “s√≥lo nos quedan plazas en vag√≥n de fumadores“. Qu√© remedio. Ya se podr√≠a haber bajado en Burgos la tipa que iba a mi lado, pero no, durante todo el trayecto hasta Tarragona estuve aguantando sus tres o cuatro cigarros por hora.

Ese mismo a√Īo, hab√≠a empezado la Universidad. Y all√≠ fumaba todo el mundo. En los pasillos, en los servicios, no digamos en la cafeter√≠a. Y algunos profesores, en el aula. Del mismo modo, todo el mundo circulaba sistem√°ticamente 20 √≥ 30 kil√≥metros por hora por encima del l√≠mite, y generalmente el cumplimiento de las normas de tr√°fico se reduc√≠a a fingir que llevabas el cintur√≥n cuando ve√≠as una patrulla de la guardia civil y aminorar la velocidad cuando alguien que ven√≠a de frente te daba destellos para avisarte. ¬ŅAlcohol al volante? por unas ca√Īas no pasa nada, un caf√© y listo, si te tomas un Almax no da positivo, etc.

Cuando otros pa√≠ses “civilizados” empezaron a tomar medidas dr√°sticas contra el tabaco y la conducci√≥n temeraria, el espa√Īol t√≠pico, apurando su colilla en la barra del bar, declaraba que “eso en Espa√Īa no funcionar√≠a”. ¬ŅNo fumar en el bar mientras echo la partida? ¬Ņir a 90 por una carretera nacional? Venga ya.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo