Publicado el 16 mar, 2011


Pasando del tópico al insulto

Periodismo objetivo

Al tema, resulta que unos aspirantes a gur√ļ dicen en uno de sus blogs lo siguiente:

Ma√Īana se estrena en ‚ÄúLa ca√≠da de los dioses‚ÄĚ de Visconti en ‚ÄúFachadolid‚ÄĚ, no hab√≠a otra ciudad menos casposa para presentar una de las obras maestras del cineasta filogay por excelencia. Esperemos que estos castellanos de terru√Īo, que exilian a sus hijos homosexuales a Madrid por no ver sus ademanes, no incendien el teatro Calder√≥n.

Incultos hay en todos los sitios, pero los t√≥picos que gastan algunos imb√©ciles… de verdad que es para hac√©rselo mirar. Pongo captura de pantalla y no enlace, porque esta gentuza no se merece ni un segundo de publicidad. Soy vallisoletano, s√≠ (y adem√°s el primero en poner el dedo en la llaga de mis paisanos) pero despu√©s de un a√Īo viviendo en Barcelona, tres meses en Estonia, casi dos a√Īos en Grecia y actualmente residente permanente en Holanda, creo que “terru√Īismo” es de lo que menos se me puede acusar.

Pero mala leche contra los imb√©ciles que s√≥lo saben cuatro t√≥picos trasnochados y encima cobran por escribir… de eso tengo de sobra.

Nota: he modificado el título original del post. En los cachés de los Internets queda constancia de mi momento de enfado, pero en fin, insultar está feo y responsabilizar a una empresa de cualquier cosa que hagan sus empleados pues no deja de ser una burda generalización. Asumido mi error, no me apetecía borrar el post, al fin y al cabo esto es un blog personal, y las personas a veces se cabrean.

Viajar en el tiempo

Publicado el 18 oct, 2010


Iberia, una low-cost de bandera

Iberia la cutre

Escribo estas l√≠neas desde el vuelo IB 3254 que me lleva hacia mi nueva vida en Amsterdam (no s√© cuando podr√© publicarlas). Lo hago mientras, casi literalmente, me como la pantalla del ordenador porque el pasajero que va delante de m√≠ ha decidido reclinar el asiento y reducir a√ļn m√°s el min√ļsculo espacio entre asientos que Iberia ofrece a sus clientes (mi test de medici√≥n, es decir, mis rodillas, me indica que el espacio es menor que el de Ryanair). Tampoco me vale lo de estirar la pierna por el pasillo, ya que en este mismo instante pasa una azafata con el carrito ofreci√©ndome “venta a bordo, perfumes, regalos” (vaya, otra coincidencia con Ryanair).

Iberia es una de esas compa√Ī√≠as que se sol√≠an llamar “de bandera”, es decir, las aerol√≠neas m√°s representativas de cada pa√≠s, generalmente de origen p√ļblico: Air France, Lufthansa, KLM, Aeroflot y compa√Ī√≠a. Pertenec√≠a tambi√©n a la categor√≠a de “aerol√≠neas convencionales”, es decir, aquellas que, frente al modelo low-cost, ofrecen comida a bordo, flexibilidad con el equipaje y un tratamiento humano hacia el pasajero. Pero eso ha cambiado. Iberia ya no es una aerol√≠nea de este tipo y, pese a la publicidad (y los precios que cobra) ha apostado descaradamente por un modelo low-cost de lo m√°s cutre.

La experiencia Iberia suele comenzar para la mayor√≠a de sus pasajeros en la Terminal 4 de Barajas. All√≠, Iberia ha implantado el magn√≠fico sistema de “cola √ļnica”, es decir, una √ļnica cola para facturar todos sus vuelos, que no son precisamente pocos. Esto les supone ahorrar personal (¬Ņos suena?) a costa de generar unas colas impresionantes. Antes de salir de casa, se aconseja poner una vela a alg√ļn santo protector para no tener ning√ļn imprevisto y no llegar un poco ajustados de tiempo, ya que al haber una √ļnica cola, tendremos delante de nosotros a cientos de personas cuyos vuelos probablemente salen una o dos horas m√°s tarde que el nuestro. Para completar el panorama, en Iberia ya no te facturan el equipaje. Eso es un lujo impropio del nuevo “modelo de negocio” de la compa√Ī√≠a. En Iberia, t√ļ te facturas el equipaje (vaya, otra coincidencia con Ryanair, a ver si no va a ser casualidad). T√ļ te lo guisas, t√ļ te lo comes y t√ļ te peleas con las m√°quinas que, en m√°s de la mitad de los casos est√°n fuera de servicio (comprobado emp√≠ricamente) y que no todo el mundo es capaz de entender (lo que genera todav√≠a m√°s colas y m√°s estr√©s).

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 27 sep, 2010


Certificado de penales

C√°rcel

La verdad, nunca se me ocurrió que me fuesen a pedir un certificado de antecedentes penales, creía que esas cosas sólo pasaban en las películas. Pero el caso es que para terminar de formalizar mi contrato en Holanda, necesito enviar uno. Al parecer, se trata de algo relativamente habitual a la hora de trabajar en determinados países europeos (he visto historias similares para trabajos en Irlanda o los países nórdicos).

¬ŅY c√≥mo obtener el dichoso certificado? aunque la mayor√≠a de gente no tiene ni idea (tampoco es una cosa que se va pidiendo todos los d√≠as, evidentemente), es bastante sencillo. Se trata de rellenar el impreso administrativo n¬ļ 790, pagar una tasa administrativa de 3,50 ‚ā¨ en un banco y presentar todo cumplimentado en la correspondiente delegaci√≥n territorial del Ministerio de Justicia. El impreso 790 se pod√≠a obtener en estancos, pero ya no. Se puede conseguir en la propia oficina del ministerio, pero mucho m√°s f√°cil es imprimirlo directamente desde Internet. Existe incluso la posibilidad de rellenarlo online y pagarlo mediante la pasarela de pagos de la administraci√≥n si tenemos el DNI electr√≥nico con su lector y sus claves en regla, si no nos tocar√° hacer cola en un banco para pagar la correspondiente tasa.

Con el papel relleno, basta volverlo a entregar, y el certificado de penales (que es un simple papel impreso all√≠ mismo) se emite in situ. Eso s√≠, s√≥lo en castellano. Por cierto, el certificado s√≥lo se expide para un determinado prop√≥sito (por ejemplo “contrato de trabajo en Holanda“) y tiene validez √ļnicamente para eso.

Como postdata a esta historia, me gustar√≠a recalcar que las √ļltimas veces que he realizado tr√°mites burocr√°ticos (renovaci√≥n del DNI con cita previa, obtenci√≥n de la tarjeta sanitaria europea y este certificado) lo he hecho de una forma sencilla, r√°pida y c√≥moda en una √ļnica visita. Aunque siempre habr√° casos en que las cosas no funcionen como deber√≠an, a veces creo que nos quejamos de vicio de la burocracia espa√Īola: no es para tanto (y habiendo vivido y viajado por otros muchos pa√≠ses, puedo dar fe de ello).

Imagen: JOPHIELsmiles

Viajar en el tiempo

Publicado el 13 sep, 2010


Media Markt, ¬Ņqui√©n es el tonto?

Yo no soy tonto

Ayer como cada domingo vino en el periódico el catálogo semanal de ofertas del Media Markt. Ojeando las ofertas, hubo una que me llamó la atencion. Un disco duro externo Toshiba de 500 GB por 89 euros, rebajado desde un precio original de 129 euros [ver imagen]. Eso es un ofertón (casi 40% de rebaja). Viendo el catálogo, uno se encuentra con muchas rebajas igual de sustanciosas, como por ejemplo un televisor de 499 rebajado a 369 o una lavadora de 729 a 499.

Desde luego, son ofertas con gancho. Pero ¬Ņhay trampa por alg√ļn sitio? Juzgad vosotros mismos: la semana pasada compr√© en Media Markt un disco duro externo Toshiba de la misma gama y modelo. Exactamente igual en todo salvo que la carcasa es verde en vez de roja y la capacidad es superior: 640 GB. Me cost√≥ 99 euros. La factura lo demuestra [ver imagen]. ¬ŅEs l√≥gico pensar que, vendiendo un determinado modelo de disco de 640 GB por 99 euros, vendan la versi√≥n de 500 GB del mismo modelo por 129? evidentemente, no. De lo cual se deduce que el precio original del disco de 500 GB no eran 129 euros, como presume la publicidad. Quiz√° lo fuese hace unos meses, pero la semana pasada no lo era. Los precios del cat√°logo del Media Markt son correctos, pero los supuestos precios originales no. Claro, uno ve que el disco pasa de 129 a 89 y piensa que es un descuentazo. Y lo ser√≠a, si fuese cierto que el precio inicial era de 129, pero es que no lo era.

Moraleja: antes de dejarse embaucar por ofertas que parecen estratosf√©ricas, lo m√≠nimo es intentar comparar con el precio que cuesta el mismo producto en otros sitios (cosa que se puede hacer f√°cilmente por Internet). Media Markt es una cadena que usa el m√°rketing muy h√°bilmente, pero no es la primera vez que la clava doblada con sus supuestos “ofertones” (como el timo de los “d√≠as sin IVA”, en los que a veces el producto llegaba a costar m√°s que en los anteriores d√≠as “con IVA”).

Por cierto, el disco duro funciona de maravilla: ligero, r√°pido, silencioso y apenas se calienta. El de 640 GB por 99 euros tiene una gran relaci√≥n calidad / precio. Aunque no s√© si lo seguir√°n vendiendo a este precio, teniendo en cuenta su peculiar forma de hacer “ofertas”.

Fotografía de michiexile

Viajar en el tiempo

Publicado el 29 ago, 2010


¬°Hola, hola! Comienza ‚ÄėTiempo de Juego‚Äô

Me cri√© en una casa donde “radio” y “Cadena SER” son sin√≥nimos intercambiables (hasta tal punto que durante las 24 horas la SER est√° encendida en alg√ļn rinc√≥n). Crec√≠ con Gabilondo por las ma√Īanas, Carlos Llamas por las noches, y por supuesto, con el deporte. Con el Larguero (en la √©poca en que era un programa innovador que ofrec√≠a algo diferente cada noche). Con las retransmisiones ciclistas de Javier Ares. Con las desconexiones locales pucelanas de Jos√© Ignacio Tornadijo. Y por supuesto, con el Carrusel Deportivo.

El Carrusel es (era) mi tel√≥n de fondo durante las generalmente aburridas tardes de domingo. Y la verdad es que se hac√≠an largos los meses de verano en los que el f√ļtbol se iba de vacaciones. No sigo el f√ļtbol con especial inter√©s, pero el Carrusel era todo menos f√ļtbol. Era una forma √ļnica de hacer radio. Era humor con el toque justo de mala leche. Y para m√≠, particularmente, durante estos casi dos a√Īos (interrumpidos) en Grecia, ha sido una forma de sentirme como en casa. Escuchando a Pepe Domingo Casta√Īo gritar “¬°Hola, hola!” a cualquiera se le pasa la morri√Īa aunque sea por un rato.

Sin embargo hace un par de meses, la Cadena SER decidió echar al director de orquesta, Paco González. Quizá pensaron que una sola pieza es remplazable. Pero igual que en un coche no es lo mismo quedarse sin retrovisor que sin correa de distribución, no es lo mismo prescindir del director que de cualquier colaborador. Sin retrovisor es más complicado conducir, pero es que sin la correa, el coche no anda.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo