Publicado el 27 sep, 2012


R√©quiem por un parlamento espa√Īol

RIP Parlamento

Nota: este post debería haber sido publicado hace un par de semanas, pero por problemas técnicos el blog ha estado caído hasta hoy.

A los que clam√°is contra el sueldo de los pol√≠ticos (cobrar por dirigir un pa√≠s ¬°habrase visto!), pens√°is que la soluci√≥n a la crisis es eliminarlos y difund√≠s con ansia el bulo de los 400.000: enhorabuena. El Partido Popular ha escuchado vuestras s√ļplicas. Su secretaria general, y a la saz√≥n presidenta de Castilla-la Mancha, ha conseguido su prop√≥sito de eliminar el sueldo de los parlamentarios a partir del pr√≥ximo a√Īo, as√≠ como reducir su n√ļmero a la mitad en las pr√≥ximas elecciones.

Para regocijo de la antipol√≠tica, los castellanomanchegos gastar√°n unos cientos de miles de euros menos en remunerar a sus representantes democr√°ticos, dinero que quedar√° disponible “pa’l pueblo”. O, a juzgar por los antecedentes de Cospedal, puede que sea para altos cargos no electos, qui√©n sabe.

Para todos aquellos que no se han dado cuenta de que la econom√≠a es tan intr√≠nseca al mundo como la ley de la gravedad, me toca hacer de aguafiestas ahora. Toda decisi√≥n tiene un coste. A cambio de unas migajas presupuestarias Castilla-la Mancha acaba de sacrificar su Parlamento. La decisi√≥n obliga a los parlamentarios regionales a serlo s√≥lo a tiempo parcial, o bien acumulando otros cargos p√ļblicos (y siendo por tanto incapaces de dedicarse plenamente a ninguno de ellos) o bien dedic√°ndose a la empresa privada (y teniendo en cuenta que ser√° √©sta quien les pague el sueldo, el conflicto de intereses es m√°s que evidente). Considerando que adem√°s el n√ļmero de diputados disminuye a la mitad, el Parlamento ver√° su capacidad operativa actual reducida a la m√≠nima expresi√≥n.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 10 ago, 2012


En Espa√Īa no funcionar√≠a

Espa√Īa Ca√Ī√≠

En verano de 2004 (dicho as√≠ parece anteayer, ¬Ņverdad?) fui de vacaciones con mis amigos a Salou. Esto supon√≠a comerse un viaje de unas nueve horas entre Valladolid y Tarragona en un Talgo de los a√Īos 60. Cuando fui a comprar los billetes, el horror: “s√≥lo nos quedan plazas en vag√≥n de fumadores“. Qu√© remedio. Ya se podr√≠a haber bajado en Burgos la tipa que iba a mi lado, pero no, durante todo el trayecto hasta Tarragona estuve aguantando sus tres o cuatro cigarros por hora.

Ese mismo a√Īo, hab√≠a empezado la Universidad. Y all√≠ fumaba todo el mundo. En los pasillos, en los servicios, no digamos en la cafeter√≠a. Y algunos profesores, en el aula. Del mismo modo, todo el mundo circulaba sistem√°ticamente 20 √≥ 30 kil√≥metros por hora por encima del l√≠mite, y generalmente el cumplimiento de las normas de tr√°fico se reduc√≠a a fingir que llevabas el cintur√≥n cuando ve√≠as una patrulla de la guardia civil y aminorar la velocidad cuando alguien que ven√≠a de frente te daba destellos para avisarte. ¬ŅAlcohol al volante? por unas ca√Īas no pasa nada, un caf√© y listo, si te tomas un Almax no da positivo, etc.

Cuando otros pa√≠ses “civilizados” empezaron a tomar medidas dr√°sticas contra el tabaco y la conducci√≥n temeraria, el espa√Īol t√≠pico, apurando su colilla en la barra del bar, declaraba que “eso en Espa√Īa no funcionar√≠a”. ¬ŅNo fumar en el bar mientras echo la partida? ¬Ņir a 90 por una carretera nacional? Venga ya.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 27 jul, 2012


La herencia recibida

Risas

Desde que el PP comenz√≥ su gobierno, cada una de las medidas empobrecedoras y destructoras del bienestar social se ha justificado en la “herencia recibida” del PSOE. Es cierto que dicha herencia era aterradora, con el pa√≠s en la peor situaci√≥n econ√≥mica en d√©cadas. La tardanza de Zapatero en admitir la crisis y reaccionar a ella; y la timidez con que reaccionaron una vez metidos en harina, dobleg√°ndose a las presiones interesadas de sindicatos, medios de comunicaci√≥n y cuanto lobby se les puso por delante, es en buena medida causante de la actual situaci√≥n.

Pero el PP ha tenido 8 meses (el 17% de la legislatura) para enderezar el rumbo y generar toda la confianza que prometieron durante los meses anteriores a las elecciones. El list√≥n estaba bastante bajo, era muy dif√≠cil (objetivamente) empeorar los registros que dejaba Zapatero. Y sin embargo, durante estos 8 meses el PP se ha embarcado con sa√Īa en la destrucci√≥n econ√≥mica de Espa√Īa, incumpliendo todas y cada una de sus promesas electorales y ejerciendo una pol√≠tica errante que ha empeorado notablemente la ya catastr√≥fica situaci√≥n. Vamos, que era dif√≠cil hacerlo peor, pero el PP est√° superando las peores expectativas. Repasemos algunos n√ļmeros.

El PP prometi√≥ por activa y por pasiva acometer medidas contra el paro. Su alicorta reforma laboral s√≥lo ha servido para aumentarlo, manteniendo la desprotecci√≥n de eventuales (que siguen siendo despedidos en masa) y facilitando el despido de fijos. El paro ha subido de un terror√≠fico 22,8% a un indescriptible 24,6% (dato de la EPA) desde que gobierna el PP. El gobierno del PP no s√≥lo no ha sido capaz de generar empleo con sus medidas, sino que ni siquiera ha sido capaz de frenar su destrucci√≥n. Espa√Īa bate todos los r√©cords mundiales de paro, sobre todo entre los j√≥venes.

El PP prometi√≥ por activa y por pasiva generar confianza en los mercados. Sus continuos incumplimientos y constantes mensajes contradictorios, sin embargo, han hecho que los inversores pierdan la poca confianza que ten√≠an en Espa√Īa. La prima de riesgo ha subido de 441 puntos b√°sicos el d√≠a anterior a las elecciones (por debajo del nivel de rescate de Grecia, Irlanda y Portugal) hasta 638 anteayer (muy por encima del nivel de rescate de los mencionados pa√≠ses), y s√≥lo ha bajado en estos dos √ļltimos d√≠as por la intervenci√≥n del Banco Central Europeo comprando deuda espa√Īola a mansalva y, en definitiva, haciendo a toda Europa un poco m√°s pobre para intentar salvar a Espa√Īa. A pesar de esta intervenci√≥n del BCE, desde que gobierna el PP, Espa√Īa debe pagar mucho m√°s por financiarse. Nadie nos quiere prestar dinero, y quienes lo hacen exigen (l√≥gicamente) mucho m√°s a cambio. Esto se extiende tambi√©n al sector privado. El IBEX 35 ha bajado desde 8310 puntos el √ļltimo d√≠a antes de las elecciones a unos 6300 a fecha de hoy ¬°un descenso del 25%! teniendo en cuenta que otras bolsas europeas han subido en el mismo periodo, la conclusi√≥n es clara: quienes tienen dinero invertido en empresas espa√Īolas lo est√°n sacando a paladas. .

El PP prometi√≥ por activa y por pasiva ejercer austeridad y “no gastar lo que no se tiene”. Lo cierto es que la deuda p√ļblica de nuestro pa√≠s ha aumentado del 66% del PIB hasta el 72,1% del PIB desde que gobiernan (dato de Eurostat). El gobierno del PP es incapaz de gastar menos a pesar de los terribles recortes en educaci√≥n (√ļnica garant√≠a de que en el futuro tendremos gente preparada para salir de √©sta), sanidad (el gran pilar de nuestro estado de bienestar) y sueldos p√ļblicos (eso incluye desde m√©dicos a maestros pasando por polic√≠as y bomberos). Eso s√≠, en Valencia tienen F√≥rmula 1 y en Castell√≥n un aeropuerto para gaviotas.

No s√© si es necesario seguir. Basta abrir cualquier peri√≥dico o repasar cualquier fuente estad√≠stica (Eurostat, el INE) para darse cuenta de que vamos cuesta abajo y sin frenos. Se√Īores del PP, mal que me pese, ustedes gobiernan: ¬°hagan algo √ļtil, cojones ya!

Despu√©s de 8 meses, hay suficiente perspectiva para constatar que el gobierno del PP es manifiestamente incapaz de llevar a cabo pol√≠ticas capaces de sacar a Espa√Īa de la crisis. Todos los n√ļmeros ponen en relieve que la situaci√≥n espa√Īola ha empeorado notablemente en todos los frentes (y eso que ya se part√≠a de una situaci√≥n dif√≠cil de empeorar). Espa√Īa est√° formalmente intervenida y se acerca a un rescate completo como el de Grecia (algo que hace 8 meses era inconcebible). Y mientras tanto, de lo √ļnico que parece preocuparse el gobierno es de imponer su rancia moral ultracat√≥lica proponiendo, por ejemplo, que no se puedan abortar fetos deformes, una medida que, aparte de generar una incre√≠ble cantidad de sufrimiento en miles de familias, y un importante gasto a la sanidad espa√Īola, pone a Espa√Īa a niveles africanos en cuanto a derechos de la mujer.

Estamos gobernados por in√ļtiles (en el sentido m√°s literal de la palabra), liderados por un cretino incapaz de dar la cara frente a su pa√≠s. Est√°n destrozando Espa√Īa sin llevar a cabo ni una sola de las reformas que podr√≠an, al menos, sentar las bases para que esta crisis no se repita en el futuro (muchas de las cuales, por cierto, est√°n recogidas en el “Memorandum of Understanding” que Europa nos ha impuesto).

Ah, se me olvidaba, estos tipos están ahí porque fueron, con diferencia, los más votados en las elecciones. Nivel.

Postdata: a todo esto, ¬Ņla oposici√≥n d√≥nde est√°?

Viajar en el tiempo

Publicado el 13 feb, 2012


La encrucijada griega

Bandera de Grecia

Las im√°genes que llegan de Grecia no son muy distintas de las que yo mismo tuve la ocasi√≥n de fotografiar en los disturbios de noviembre de 2008 (1, 2). Por aquel entonces la crisis solo hab√≠a asomado la patita por debajo de la puerta, aunque ya se mascaba en el ambiente que la situaci√≥n se iba a deteriorar r√°pidamente. Que nadie se lleve a enga√Īo, las huelgas generales y las manifestaciones enardecidas que degeneran en violencia callejera no son algo nuevo, est√°n ah√≠ desde que yo conozco Grecia (el mes que viene hace seis a√Īos). Solo ahora, ante el evidente empeoramiento de la situaci√≥n, las c√°maras extranjeras han empezado a fijar all√≠ sus objetivos.

¬ŅPero va a servir de algo incendiar edificios hist√≥ricos del centro de Atenas y mandar decenas de polic√≠as al hospital? La verdad es que no. A corto y medio plazo, el futuro de Grecia va a ser entre gris muy oscuro y negro mate, sean cuales sean las decisiones del Parlamento, la Uni√≥n Europea o la troika. Ya es demasiado tarde para enderezar el rumbo. Eso habr√≠a que haberlo hecho cuando todo en Grecia era optimismo ol√≠mpico, frapp√©s en las terrazas y gafas de sol de marca. Cualquier visitante se preguntaba c√≥mo era posible tener flamantes nuevas l√≠neas de metro, nuevos aeropuertos, terrazas donde el caf√© costaba 5 euros, coches para la gran mayor√≠a de universitarios (que disfrutan tasas, materiales escolares y manutenci√≥n gratuita), jubilaciones a los 60, consumismo rampante… en un pa√≠s que sufr√≠a constantes huelgas (la universidad lleg√≥ a estar cerrada ¬°18 meses! alrededor de 2006-2007), donde la evasi√≥n de impuestos era deporte nacional (lo dice alguien al que despertaron de una siesta para hacerle firmar r√°pidamente un contrato de alquiler porque hab√≠an venido los inspectores) y con un sector p√ļblico lamentablemente incompetente. Bueno, ahora sabemos c√≥mo, y es sencillamente imposible que la situaci√≥n mejore sin sacrificios colectivos (que ya se est√°n produciendo).

Son muchos los que piden alternativas para que el pueblo griego no sufra y paguen la crisis “aquellos que la causaron” (bien, asumamos entonces que todos aquellos que se endeudaron por encima de sus posibilidades tienen su cuota de responsabilidad). En realidad no es m√°s que un brindis al sol. Es cierto que muchos de los grandes empresarios griegos son tambi√©n grandes defraudadores y habr√≠a que agarrarlos por los tobillos hasta que paguen lo que deber√≠an haber pagado. Pero eso no cubre ni el fondo del pozo que es ahora mismo la econom√≠a griega.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 3 ene, 2012


Sistemas electorales proporcionales: ajustando la proporcionalidad

Hemiciclo

Todos los sistemas electorales repasados hasta ahora tienen una importante caracter√≠stica en com√ļn: no son proporcionales. Aunque haya diferentes mecanismos para dotarles de cierta proporcionalidad, no est√° en la ra√≠z de su filosof√≠a el ser proporcionales, sino el elegir determinados representantes. Como ya se discuti√≥ al analizar los sistemas mayoritarios, cuando se trata de elegir a un determinado candidato, o bien obtiene representaci√≥n o no la obtiene, no tiene sentido hablar de proporcionalidad.

Sin embargo, en todas las democracias parlamentarias modernas los candidatos se agrupan en partidos, coaliciones, alianzas… listas de candidatos afines, en resumen. Los votantes tambi√©n tienden a agrupar sus votos en estas listas seg√ļn sus preferencias ideol√≥gicas. Desde ese punto de vista, es “justo” que la composici√≥n del parlamento, en cuanto a afinidades ideol√≥gicas, refleje de forma proporcional las afinidades ideol√≥gicas de la poblaci√≥n, expresadas con su voto (recordemos que el adjetivo “justo” es relativo, teniendo en cuenta el equilibrio de preferencias asociado al Teorema de Arrow).

Es as√≠ como surgen los sistemas proporcionales, en los que no se elige directamente a candidatos sino que se reparten los esca√Īos proporcionalmente entre las listas que concurren, y luego cada lista asigna los esca√Īos que le corresponden (de diferentes maneras) entre sus candidatos. La realidad es que hay muy pocas democracias parlamentarias con sistemas puramente proporcionales (donde todos los votos del pa√≠s se dividan proporcionalmente en esca√Īos), ya que un sistema electoral debe tener otras caracter√≠sticas adem√°s de proporcionalidad (que aqu√≠ hemos englobado subjetivamente en los amplios conceptos de “estabilidad” y “representatividad”).

¬ŅC√≥mo consiguen los sistemas proporcionales tener en cuenta estos factores? hay diversas formas

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo