Ni es una revolución, ni falta que hace

Leyendo algunos de mis √ļltimos tweets, alguno podr√≠a pensar que soy un quintacolumnista, un coverso o un infiltrado neocon. Nada m√°s lejos de la realidad. Lo que me pasa es que me jode que se reivindiquen estupideces en nombre de una causa justa. Sin embargo, llega un momento en el que hay que defender el derecho mismo a reivindicar cosas. Sean est√ļpidas o no, que al fin y al cabo, eso es subjetivo.

Por otro lado, que en general no comparta muchas de sus ideas no quiere decir que no me parezca valiente y digno de reconocimiento el hecho de que cientos de j√≥venes espa√Īoles est√©n acampando en las calles protestando por el simple hecho de que est√°n hasta los huevos. Se ha conseguido romper un t√≥pico que llevaba demasiados a√Īos rondando: que los j√≥venes espa√Īoles nunca se rebelan por nada. Pues mira, al final resulta que s√≠. Dan igual las razones, al fin y al cabo. Lo importante es que haya gente dispuesta a romper el (est√ļpido) t√≥pico.

El hecho de que haya habido intentos de reprimir estas leg√≠timas manifestaciones me ha hecho replantear mi posici√≥n. Independientemente de que se reivindiquen algunas tonter√≠as, la motivaci√≥n de esta iniciativa es noble y razonable. E independientemente de eso, el derecho a protestar es algo que se debe defender. As√≠ que en cuanto he empezado a escuchar noticias de prohibiciones y represi√≥n, me he dado cuenta de que estaba equivocado. Hay que protestar por el simple hecho de poder protestar. Luego que cada cual pida lo que le d√© la gana, pero en las actuales condiciones de la juventud espa√Īola (que a m√≠ me han obligado a emigrar, sin ir m√°s lejos), protestar est√° m√°s justificado que nunca.

Seguir leyendo >>

Viajar en el tiempo

Publicado el 26 ene, 2011


Pol√≠ticos espa√Īoles: lo barato sale caro

met√°fora de la clase pol√≠tica espa√Īola

Te ahorras la mitad en un televisor y luego resulta que se te estropea en la mitad de tiempo y que adem√°s lo disfrutaste la mitad porque la calidad era una mierda. Te compraste la botella de whisky que costaba la mitad y, a parte de saber el doble de peor, a la ma√Īana siguiente tienes el doble de resaca. Hay una castiza frase para definir eso: lo barato sale caro. Es una frase que tiene bastante sentido. A pesar de que en multitud de ocasiones hay altos precios injustificados, en general existe bastante correlaci√≥n entre el precio y la calidad. Por eso, solemos aplicarla a todos los √°mbitos de la vida.

Un momento… ¬Ņa todos? ¬°no! ¬°a todos no! en Espa√Īa existe el convencimiento general de que los pol√≠ticos deben ser a√ļn m√°s baratos de lo que son… ¬°y encima exigimos que sean buenos! Pong√°monos en perspectiva: el sueldo que Zapatero cobra de los espa√Īoles es de 6 512 euros al mes… ¬Ņy pretendemos que lo haga bien? eso es much√≠simo menos de lo que gana un notario o un registrador de la propiedad. Tambi√©n es mucho menos de lo que gana un controlador a√©reo salvo que acabe de empezar. No digamos un futbolista de primera divisi√≥n o un cantante de moda. Y ese tipo que cobra mucho menos que un notario es el tipo que tiene la m√°xima responsabilidad sobre 45 millones de habitantes. No es que sea un sueldo bajo, no. Es que es penoso.

Pensemos en una persona con talento, capacitada, cualificada, con ideas, con iniciativa… expediente brillante, idiomas, pinitos en el mundo emprendedor, etc. Una persona con ese perfil en una consultora est√° ganando f√°cilmente el mismo sueldo que el presidente del gobierno diez a√Īos despu√©s de acabar la carrera (y sin ser el Einstein de la consultor√≠a). ¬ŅArriesgar√≠a una mete√≥rica y bien remunerada carrera por meterse en pol√≠tica, a sabiendas de que no iba a empezar de ministro precisamente? Claro que no. Y qu√© decir de un economista brillante… ¬Ņse plantear√≠a ser diputado por el m√≠sero sueldo base de 3 126 euros en lugar de ganar una pasta gansa en el servicio de estudios de cualquier banco? (ya s√© que el sueldo de los diputados tiene dietas a mayores… lo mismo que en la empresa privada existen bonus).

Y as√≠, pasa lo que pasa: que la pol√≠tica espa√Īola est√° llena de mediocres (que nunca llegar√≠an a ganar tanto en otro puesto de trabajo), de trepas (que se ganan el sobresueldo traficando con influencias) y de “gente de posibles” a los cuales el sueldo les da igual porque ya van sobrados. Si a los mejores economistas les pagan el triple en un banco de lo que ganar√≠an como ministros, que no nos extra√Īe tener malos ministros de econom√≠a. Ya, claro, deber√≠an hacer su trabajo bien por honradez y no por el sueldo. Me hace una gracia cojonuda lo honrados que somos todos y luego resulta que en Espa√Īa el 25% de la econom√≠a es sumergida. Vamos, que quien puede, no paga el IVA, cobra el subsidio que no le toca o declara la mitad de lo que gana. ¬ŅDe verdad aspiramos a que nuestros pol√≠ticos sean de otra pasta — y menos pag√°ndoles a precio de saldo?

Para hacernos a la idea de como est√° el patio, Rubalcaba (a quien ten√≠a por uno de los m√°s inteligentes a bordo de ese camarote de los hermanos Marx que es el PSOE) ha dicho que “no habr√≠a terrorismo internacional si no existiera internet”. Se rumorea que pr√≥ximamente culpar√° a la p√≥lvora de que haya tiroteos. Si este es el inteligente… ¬Ņc√≥mo ser√°n los torpes? (es una pregunta ret√≥rica, si alguien quiere una respuesta, que vea cualquier entrevista a Rajoy)

Pero el episodio m√°s lamentable se est√° produciendo estos d√≠as en los que el debate pol√≠tico sobre austeridad se est√° centrando en el terrible hecho de que el Congreso se gasta el fortun√≥n de un mill√≥n de euros al a√Īo (el 0,000096% del PIB) en pagar unos complementos de unos 1 000 euros mensuales a un reducido grupo de 81 ex-diputados mayores de 65 a√Īos que no llegaron a cotizar lo suficiente para la pensi√≥n m√°xima, en la mayor parte de los casos por haber estado en el exilio, encarcelados o inhabilitados durante el franquismo. Esa gente no s√≥lo fue depositaria de la soberan√≠a nacional de los espa√Īoles (que ya de por s√≠ es algo que deber√≠a merecernos el m√°ximo respeto), es que adem√°s, pag√≥ un alto precio porque esa soberan√≠a pudiese estar representada en un Parlamento. ¬ŅDe verdad alguien piensa que negarles 1 000 euros de pensi√≥n va a arreglar absolutamente nada? Propongo un titular alternativo a esta propuesta estrella del PP: Rajoy quiere quitar la pensi√≥n a 81 ancianos.

En fin, sois libres para seguir haciendo demagogia sobre los sueldos de los pol√≠ticos. Es m√°s, ¬°eliminemos dichos sueldos por completo! y pensad ahora… ¬Ņqu√© ser√° de la democracia el d√≠a que est√© en las listas s√≥lo quien econ√≥micamente pueda permit√≠rselo?

Viajar en el tiempo

Publicado el 22 ene, 2011


A los holandeses no les gusta trabajar

holandesita dormida

Una de las t√≠picas excusas espa√Īolas para explicar por qu√© muchas cosas son un desastre en comparaci√≥n con el norte de Europa es la de “es que aqu√≠ no nos gusta trabajar”. Como si a los finlandeses les gustase mucho. En realidad, viendo los horarios laborales espa√Īoles, cualquiera dir√≠a que en Espa√Īa a la gente le gusta much√≠simo trabajar. Si no, no se explica c√≥mo es posible que mucha gente se quede en su trabajo hasta las ocho de la tarde o m√°s.

Holanda es uno de esos pa√≠ses que caen dentro del t√≥pico de europeo cuadriculado al que le gusta trabajar. Pues no, a los holandeses (¬°sorpresa!) no les gusta un carajo trabajar. Mientras que en Espa√Īa lo t√≠pico es no mover el culo de la silla hasta que se levante el jefe, en Holanda lo normal es salir pitando a las cinco de la tarde (o cualquiera que sea el horario de salida) dejado tirado a quien haga falta. Una actitud sorprendente incluso para sus vecinos belgas y alemanes.

Lo que pasa es que los holandeses saben c√≥mo hacer que su alergia al trabajo se convierta en algo positivo: cuando est√°n trabajando, se suelen esforzar en hacerlo de la manera m√°s r√°pida, directa y eficiente posible para acabarlo cuanto antes y que nadie les pida explicaciones m√°s all√° de su hora. Por ejemplo, es normal saltarse la pausa del almuerzo y comer directamente un bocata en frente de la pantalla del ordenador. Ser√° por eso que en muchas empresas (la m√≠a, sin ir m√°s lejos) existe una pol√≠tica de “cafe√≠na gratis” para mantener al personal bien activo en todo momento.

Lo de trabajar poco est√° socialmente aceptado y en muchos casos son las propias empresas las que lo promueven (o al menos, lo facilitan). Sin ir m√°s lejos, las tiendas (salvo supermercados) normalmente cierran a las seis de la tarde (a las cuatro los s√°bados) y no abren los lunes por la ma√Īana (para compensar lo del s√°bado). Hacer cuatro d√≠as de jornada algo m√°s intensiva y descansar uno (incluso entre semana) es perfectamente normal. La hora de salida est√°ndar son las cinco y las vacaciones disponibles suelen ser bastantes (aunque haya menos festivos fijos y puentes que en Espa√Īa, por ejemplo). ¬°Y a ning√ļn jefe se le ocurrir√≠a pedirte que vayas a trabajar un s√°bado!

Es curioso como en Espa√Īa solemos presumir de que “como aqu√≠ no se vive en ning√ļn sitio“, una frase pronunciada siempre por gente que, a parte de Espa√Īa, nunca ha vivido en ning√ļn sitio. Mientras tanto, en Holanda, el derecho del trabajador a tener tiempo para vivir su propia vida es sagrado. Ni hay horarios abusivos ni trabajadores pelotas que se quedan m√°s tiempo de la cuenta s√≥lo por quedar bien con el jefe. Precisamente el jefe ser√° el primero que te invitar√° a irte a tu casa si ya has acabado tu trabajo del d√≠a y es “dem√°s de hora”, ¬°los jefes son los primeros a los que no les gusta trabajar!

Foto de Martijn Janssen tomada en un típico Intercity holandés

Viajar en el tiempo

Publicado el 4 dic, 2010


Aterriza como puedas

Aterriza como puedas

Al hilo de la pasada huelga general, ya coment√© aqu√≠ que me parece obsceno convocar una huelga cuando el 20% de los trabajadores est√°n en paro y cientos de miles de espa√Īoles se pegar√≠an por un puesto de trabajo. Y no digo nada si encima se trata de un colectivo profesional rid√≠culamente protegido y sobrerremunerado como el de los controladores a√©reos, que adem√°s causa un espectacular perjuicio econ√≥mico al pa√≠s con su acci√≥n (por no hablar de los da√Īos morales a los miles de viajeros que hab√≠an ahorrado para poder viajar en este puente y reunirse con sus familiares, disfrutar unas merecidas vacaciones, etc.)

A pesar de todo ello, creo en el derecho a la huelga de los controladores. El problema es que lo que se ha vivido en Espa√Īa estos d√≠as no es una huelga, es, sencillamente, un colectivo que deja de cumplir en masa con sus obligaciones laborales (y subrayo lo de “obligaciones” porque todo trabajo las acarrea, y no se pueden dejar de cumplir alegremente). Lo que hicieron los controladores levant√°ndose de sus puestos de trabajo es equivalente a que todos los m√©dicos del pa√≠s dejasen de trabajar en un momento dado, saliendo de los quir√≥fanos a mitad de operaci√≥n y abandonando sus guardias. No s√≥lo no es √©tico, sino que adem√°s los perjuicios derivados de esa acci√≥n pueden (deben) tener consecuencias penales.

Dicen algunos que la respuesta del gobierno ha sido exagerada. Que militarizar los aeropuertos y proclamar el estado de alarma es demasiado. S√≠, es demasiado, pero… si es la √ļnica manera de garantizar la normalidad, habr√° que hacerlo. Lo que deber√≠amos preguntarnos es qu√© hemos hecho mal para que un grupete de privilegiados sea capaz de paralizar un pa√≠s y haya que llamar al Ej√©rcito para garantizar los derechos del resto de la poblaci√≥n.

Y lo que hemos hecho mal (durante muchos a√Īos) es muy sencillo: en Espa√Īa somos especialistas en sobreproteger y pagar mucho dinero (del bolsillo de todos) a gente que aporta comparativamente muy poco a la sociedad. Controladores a√©reos y notarios son un gran ejemplo. En otros casos esta situaci√≥n se provoca indirectamente con regulaciones est√ļpidas como las licencias farmac√©uticas, que convierten artificial y arbitrariamente a sus poseedores en millonarios (¬Ņpor qu√© diablos no permitimos que pueda abrir una farmacia cualquier farmac√©utico titulado y colegiado?).

En pa√≠ses m√°s “civilizados”, a nadie se le ocurrir√≠a pensar que un notario pudiera ganar m√°s que un m√©dico, cosa muy razonable ya que la labor social de los m√©dicos es infinitamente m√°s importante para la sociedad que la de los notarios. En EE UU, cuando alguien con talento quiere ser rico, estudia Medicina. En Espa√Īa, prepara unas oposiciones de controlador a√©reo, notario, registrador de la propiedad o similar. No cuesta mucho adivinar cu√°l es el retorno social de ese talento en un pa√≠s y en otro.

En el caso de los controladores, adem√°s, el monstruo se ha ido alimentando sucesivamente por todos los gobiernos para evitar la mala prensa que da el caos en los aeropuertos. Sin embargo, de tanto tensar la cuerda, de tanto chantajear al resto de la sociedad con sus amenazas de paralizar el pa√≠s, el gobierno por fin ha dado un pu√Īetazo sobre la mesa. Y es una buena noticia que, por una vez, el gobierno haya tenido huevos arrestos para cumplir su deber: hacer que el pa√≠s funcione. Si eso significa movilizar a medio Ej√©rcito para controlar el espacio a√©reo, pues que se haga, y que a partir de ese mismo momento se tomen las medidas necesarias para que nunca m√°s haya que hacerlo.

Y eso implica que los controladores aéreos respondan penalmente de una vez por todas por el perjuicio causado. Exactamente igual que lo haría un médico que abandona el quirófano a mitad de operación. Ni más, ni menos.

Posts relacionados: La huelga de nuestros antepasados, El fin de la cultura de la oposición

Viajar en el tiempo

Publicado el 29 sep, 2010


La huelga de nuestros antepasados

Huelga

Al parecer, hoy hay huelga general. Pero, un momento, ¬Ņhuelga de qui√©n? porque entre mis amigos, conocidos, y en definitiva, gente con la que me muevo dentro de mi rango de edad (entre 20 y 30), los que tienen la suerte de trabajar no van a hacer huelga. No s√≥lo eso, sino que se muestran bastante en contra de la actuaci√≥n de los piquetes “informativos”. Los llamados “sindicatos de clase” han conseguido poner de acuerdo a toda mi generaci√≥n en algo: la convicci√≥n de que esta gente no nos representa en absoluto.

Porque m√°s que “sindicatos de clase”, habr√≠a que llamarlos “sindicatos de generaci√≥n”. ¬ŅQui√©n est√° secundando la huelga de forma significativa? trabajadores de la industria del autom√≥vil, sector naval, miner√≠a, transporte, limpieza… ¬Ņson esas las fuerzas productivas que mueven hoy en d√≠a -y en el futuro- nuestra econom√≠a? ¬Ņd√≥nde est√°n los consultores, inform√°ticos, arquitectos, ingenieros, m√©dicos, f√≠sicos, qu√≠micos, matem√°ticos, abogados, administrativos, economistas? La huelga tiene un seguimiento mayoritario entre aquellos sectores que fueron el motor de la econom√≠a en el pasado, pero no lo son en el presente, ni mucho menos lo ser√°n en el futuro.

Con esta huelga, los sindicatos defienden con u√Īas y dientes mantener un sistema laboral arcaico, asociado al modelo econ√≥mico del pasado, y que directamente nos excluye a los j√≥venes. En Espa√Īa tenemos la tasa de paro juvenil m√°s alta de los pa√≠ses desarrollados (con mucha diferencia), adem√°s de una alt√≠sima tasa de temporalidad para los que tienen la suerte de trabajar. Pues esto habr√° que reformarlo, ¬Ņno?

Ning√ļn pa√≠s protege tanto como Espa√Īa al trabajador indefinido (alt√≠simas indemnizaciones, necesidad de resoluciones judiciales, etc.) a la vez que da tanto por saco al trabajador temporal, con unas condiciones tan precarias.1 Sumemos a esto que las indemnizaciones por despido son proporcionales a los a√Īos trabajando, y tenemos a empresas a las que les sale m√°s rentable despedir a cinco “j√≥venes” que a un “viejo”, y que no tienen absolutamente ning√ļn incentivo para crear nuevos contratos indefinidos (ya que saben que a la larga podr√≠an ser una r√©mora econ√≥mica para la empresa). Es decir, que para mantener los privilegios de la “generaci√≥n tap√≥n” de nuestros padres, es necesario que nosotros los j√≥venes o bien no tengamos empleo (4 de cada 10), o que, si lo tenemos, sea precario. Un joven que desee trabajar en Espa√Īa en condiciones no precarias, debe luchar para que se lleven adelante reformas que flexibilicen el actual sistema. O eso, o emigrar. Casualmente, los pa√≠ses m√°s desarrollados de Europa, a donde los j√≥venes espa√Īoles cualificados emigran (Holanda, Dinamarca, Inglaterra, Suecia, etc.) tienen mercados de trabajo flexibles y bajas tasas de paro. Casualmente.

Pero a los sindicatos en realidad no les interesa el cambio. A la vez que dicen de boquilla que “hay que cambiar el modelo productivo”, defienden que se subvencione la miner√≠a. ¬ŅC√≥mo vamos a cambiar el modelo productivo y a la vez defender que se mantenga con el dinero p√ļblico las reliquias de un sistema caducado? los sindicatos han perdido la conexi√≥n con el presente. Se han quedado anclados en los clich√©s del pasado, mientras la sociedad y la econom√≠a evolucionaban, y no les interesa que las cosas cambien. Se les acabar√≠a su “modelo de negocio”. Pero que no se le olvide a nadie que la actual generaci√≥n perdida, la de los j√≥venes parados, precarios o emigrados, es la que va a pagar las pensiones de la generaci√≥n tap√≥n cuyos empleos fijos hay que mantener a toda costa. Si podemos, claro. El √ļltimo, que apague la luz.

1 El tema de la disparidad entre el mercado laboral de los “indefinidos” y los “temporales”, lo explica de maravilla el blog Materias Grises.

Viajar en el tiempo